No le sentó bien al Valencia Femenino el parón de selecciones. Después de una meritoria victoria en casa que les sacaba del descenso, la visita al Deportivo Alavés se saldó con un duro correctivo por parte de las alavesas, que en la segunda mitad metieron la directa y en menos de 20 minutos pusieron tres goles en el marcador imposibles de remontar para las valencianistas, que solamente pudieron maquillar el electrónico por mediación de Oriana Altuve. Le está costando mucho a las de Andrea Esteban encontrar la regularidad necesaria para luchar con garantías por la salvación. 

Miriam inauguró la cuenta de penalti en el 50 y solamente tres minutos después Ohale asestó un golpe terrible que anestesió a las valencianistas. La sentencia llegó a través de Sanadri antes del minuto 70 del encuentro. Gema Solivares, canterana valencianista, fue la brújula en la medular babazorra y llevó a su equipo en volandas hacia la victoria. El Valencia sigue metido en el lío.