En el epicentro de la transformación estilística que está llevando a cabo Gennaro Gattuso en el Valencia CF hay una figura clave: Hugo Guillamón. El pivote de L’Eliana responde a la perfección al perfil de ‘regista’ italiano que el entrenador tiene en la cabeza para dominar la parcela ancha de Mestalla y con solo 22 años sus estadísticas le señalan como uno de los mejores jugadores de toda la competición en su demarcación, tanto en la destrucción como en la elaboración. Es el más joven de toda LaLiga en hacerse con el puesto de titular como ‘6’ mientras su fútbol crece con el paso de los partidos. 

Guillamón se va al parón como el jugador con más asistencias (3) y el tercero con más pases (359) de toda LaLiga a pesar de jugar como pivote posicional. Su influencia en la creación del juego es total desde el vértice más bajo del trivote de Gattuso, el entrenador le ha dado las llaves del equipo y está muy encima de él para que siga mejorando, pero su capacidad de gobierno con la pelota está quedando más que patente a diferentes alturas, registrando no solo más pases que sus homólogos defensivos, sino también que especialistas en la elaboración como Dani Parejo, Pedri González o Luka Modrid. Solo le supera Toni Kroos como centrocampista. 

Cambios de orientación, pases progresivos… El futbolista valenciano no se arruga, asume la responsabilidad y arriesga para superar líneas de presión y generar ventajas. Varios de sus envíos en largo han conseguido mover al bloque rival y generar los espacios necesarios para marcar goles. Centrando la mirada en los datos, Guillamón es el quinto pivote de LaLiga que más pases da en campo contrario con 26,2 por partido, solamente por detrás de Vesga (32), Tchouaméni (30,2), Busquets (29,5) y Beltrán (26,7), aunque el del Celta juega en paralelo con Renato Tapia. Sus guarismos están por encima de los de jugadores como Geoffrey Kondogbia, Guido Rodríguez, Éttiene Capoué o Martín Zubimendi (tercer pivote más joven del campeonato con 23 años), que también juegan para equipos habitualmente dominadores del esférico. 

Gayà y Guillamón ya se entrenan en Las Rozas con la selección

Datos contra el cliché 

Contra el mantra de que el valencianista no es un pivote ‘puro’, sus datos defensivos radiografían una realidad bien diferente. No es un perro de presa o un futbolista especialmente agresivo, pero sí un especialista en la recuperación de balones a través de su pericia posicional, es decir, recupera muchos balones gracias a estar bien colocado en el campo. Haciendo una comparativa con los otros 20 pivotes titulares de LaLiga, Guillamón es, con 34 recuperaciones, el séptimo que más logra y el quinto que más consigue por minuto jugado. Jugadores considerados ‘específicos’ en estas lides como Lucas Torró (30), Óscar Valentín (26), Renato Tapia (21) o Capoué (19) llevan menos. También el viejo anhelo del valencianismo, Mauro Arambarri (29) recupera menos pelotas que el jugador del Valencia CF. 

Su perfil defensivo queda muy definido, ya que a pesar de ser de los mejores recuperadores, es el que menos entradas/tackles realiza (3), pero está por encima de la media en duelos ganados. Con 51 es el noveno de los 21 pivotes que más disputas de balón ha ganado, por lo que sin ser sobresaliente en el apartado físico, sus cifras sí le respaldan como un gran destructor de juego y un jugador especialista en equilibrar el bloque.