Justin Kluivert se parece cada vez más a lo que Gennaro Gattuso espera de él. El delantero del Valencia lleva varios partidos aprovechando sus minutos de la mejor manera posible: a base de goles. Frente al Almería, suyo fue el tanto que abrió la lata y que puso momentáneamente al equipo de Mestalla. 

Como venía siendo habitual en los últimos partidos -Supercopa frente al Madrid y Copa ante el Sporting- el futbolista neerlandés jugó como banda izquierda en ese nuevo 4-4-2 que está probando Gattuso últimamente. Desde el minuto uno quedó clara su tendencia a irse hacia dentro más que intentarlo por fuera, algo lógico teniendo en cuenta que juega a pierna cambiada. Una de sus mejores virtudes es que es sinónimo de peligro y en el minuto cinco ya lo demostró. El atacante blanquinegro robó en la salida de balón del Almería y se plantó solo delante de Fernando, pero su remate se estrelló contra el cuerpo del guardameta almeriense. 

Te puede interesar:

Perdonó una vez pero no una segunda nada más comenzó la segunda mitad. André Almeida colgó un balón medido para la entrada en el segundo palo de Justin Kluivert que, con un gran remate de cabeza, adelantó al Valencia en Mestalla. Con el partido empatado de nuevo, fue el propio jugador neerlandés quien se inventó la jugada que volvió a dar ventaja a su equipo. Dibujó una pared con mucho sentido en la frontal del área con Yunus y remató a puerta. Su disparo lo detuvo Fernando pero el rechace lo aprovechó José Luis Gayà para poner el 2-1. 

Así pues, Kluivert marcó su quinto gol de la temporada (tres en liga y dos en Copa), estableciéndose cada vez más como la segunda referencia ofensiva del equipo, únicamente por detrás de Edinson Cavani