En una 'final' por la permanencia, que empezó como una multitudinaria protesta en los aledaños de Mestalla, se tornó en una pesadilla con el 0-1 de Badé. El desastre se culminó en el 76', cuando Suso puso la puntilla.

En ese momento aficionados valencianistas empezaron a desfilar hacia los vomitorios del centenario estadio del Valencia.

Mientras unos decidían marcharse resignados, la mayor parte de la tribuna de Mestalla se giró cara el palco donde se encuentra la directiva del conjunto blanquinegro, liderada por Layhoon. La policía tuvo que intervenir en la grada, mientras la tensión acabó de estallar en una afición harta por la gestión que está llevando al club valencianista a Segunda División.

Se iniciaron de nuevo cánticos de "jugadores mercenarios", y el clásico "diles que se vayan". Una tensión que ha terminado por estallar en Mestalla, con el conjunto de Baraja sumido en el descenso con 27 puntos, y que cada vez ve más lejana la salvación.

Protestas en la Avenida Suecia tras el partido

Te puede interesar:

Como ya ocurrió en anteriores derrotas, pero con más hartazgo. El valencianismo no puede más y volvió a reunirse en la Avenida Suecia -como antes del partido- para clamar contra Meriton.