La fiesta de la nostalgia en Mestalla

Baraja contra Benítez. La grada reconocerá al maestro, pero apoyará fielmente al discípulo y su equipo, un Valencia que debe ganar al Celta y curar la herida del Bernabéu

Rubén Baraja en el banquillo de Mestalla durante un partido del Valencia CF en LaLiga EA Sports 23-24

Rubén Baraja en el banquillo de Mestalla durante un partido del Valencia CF en LaLiga EA Sports 23-24 / SUPERDEPORTE

Pascu Calabuig

Pascu Calabuig

Mientras nace en el entorno el proyecto 112, impulsado por ‘De Torino a Mestalla’ con objeto de que el valencianismo puje en el futuro por recuperar el club de las manos de Peter Lim, esta tarde el fútbol regresa donde reside el patrimonio más valioso del Valencia CF. Como viene siendo habitual a lo largo de la temporada, el entrenador, Rubén Baraja, y sus jóvenes jugadores unirán fuerzas con una afición que está dando una lección de fidelidad al escudo. Enfrente, para que la fiesta sea completa, el técnico que trajo a las vitrinas del viejo estadio de la Avenida de Suecia las Ligas de 2002 y 2004: Rafa Benítez.

El hombre que más títulos de Liga ha conquistado desde el banquillo blanquinegro vuelve a casa. Benítez regresa al escenario que entre 2001 y 2004 convirtió en uno de los más temibles de España y Europa, razón con tanta fuerza como la de aquel Valencia campeón de la Copa UEFA 2004, para que este sábado reciba un merecido homenaje de la hinchada valencianista.

El Valencia - Celta de esta jornada 14 de la Liga (16: 15 h) significará la segunda vez en la que el entrenador madrileño regrese a Mestalla como rival. La primera data del 3 de enero de 2016. Entonces Rafa dirigía a un Madrid que empató a dos con los locales, entrenados por Gary Neville, tras los goles finales de Gareth Bale, en claro fuera de juego, y Paco Alcácer. Al día siguiente, Florentino Pérez destituyó al madrileño y colocó al mando a Zinedine Zidane. Todo el cariño que no tuvo en la casa blanca se lo había regalado horas antes el valencianismo, que le ovacionó en pie y le regaló una gran pancarta que rezaba: "Rafa, nos regalaste el mejor Valencia de nuestras vidas. Gracias".

Una imagen de la pancarta de aquel Valencia - Real Madrid de 2016

Una imagen de la pancarta de aquel Valencia - Real Madrid de 2016 / SUPERDEPORTE

Este sábado, el reconocimiento del público será otra vez obligado. La nostalgia se verá multiplicada porque en el banquillo local no se sentará un cualquiera, sino que lo hará Rubén Baraja. El mediocentro que condujo, sobre el terreno de juego, la nave campeona de Benítez. Discípulo contra maestro en un contexto radicalmente distinto al de aquellos maravillosos años. Rafa ya no dirige a un grande del Viejo Continente como cuando, por ejemplo, en 2005, hizo al Liverpool campeón de campeones.

Ahora llega angustiado con el Celta de Vigo, un equipo al que ha hecho jugar bien, pero con el que no consigue resultados y se siente dañado en lo anímico y en lo arbitral. Tampoco el Valencia es, ni por asomo, aquella máquina a la que Baraja hacía volar desde el centro del campo.

Rafa Benítez durante un partido del Celta en Balaídos este curso

Rafa Benítez durante un partido del Celta en Balaídos este curso / EFE

El objetivo de un grupo que ha recuperado efectivos en el parón pasa por vencer a los vigueses para sanar la herida del 5-1 en el Santiago Bernabéu y, sobre todo, hacer raya con una zona de descenso que fija el Celta, precisamente, con siete puntos. La victoria de los valencianos serviría para mantener la renta por encima de la decena de puntos, independientemente del Alavés - Granada. Antes del comienzo de la jornada, la sexta plaza -Conference League-, en posesión de la Real Sociedad, queda a cuatro puntos de los 18 con los que el conjunto del ‘Pipo’ ocupa por el momento la novena posición.

Los blanquinegros pisarán la hierba con el deber de abstraerse de cualquier ambiente festivo y hacer valer nuevamente el factor Mestalla antes del duro calendario que les medirá con Girona, Getafe, Barcelona, Rayo y Villarreal en el final de la primera vuelta. La afición, sin duda, está resultando clave para un Valencia que suma en casa el 66 % de sus puntos. De hecho, según un estudio de ‘Transfermarkt’, Mestalla es el 39º estadio con mejor asistencia del mundo, y el que tiene mejor porcentaje de lleno (87,6 %) entres los grandes de la Liga.

Vicente Guaita, en su presentación con el Celta, también regresa a Mestalla

Vicente Guaita, en su presentación con el Celta, también regresa a Mestalla / EFE