El barco va a la deriva sin el capitán

Gayà es imprescindible en este Valencia y los números lo respalda. El equipo juega mejor y gana más partidos cuando el de Pedreguer está sobre el terreno de juego

Gayà fue decisivo en el partido ante el Cádiz con un golazo en el minuto cuatro

Gayà fue decisivo en el partido ante el Cádiz con un golazo en el minuto cuatro / JM LÓPEZ

Rafa Jarque

Rafa Jarque

La plaga de lesiones está sacudiendo esta temporada al Valencia CF más fuerte de lo habitual. Desde el principio de liga, pocas han sido las jornadas en las que Rubén Baraja ha podido contar con su plantilla al completo. En cada demarcación los problemas musculares han sido una tónica habitual y algunas víctimas han sido futbolistas llamados a ser importantes como Diakhaby, Almeida, Sergi Canós, Amallah o José Luis Gayà. El capitán, de hecho, está viviendo uno de los arranques de competición más desafortunados en cuanto a lesiones se refiere y su baja no está pasando desapercibida ni mucho menos. 

Los datos hablan por sí solos: Con Gayà en el verde, el Valencia gana el 42 por ciento de los partidos que disputa. En total han sido 12 que se han resuelto con cinco triunfos, tres empates y cuatro derrotas. Es decir, números que permitirían no sentir preocupación por los puestos de descenso. Además, en una de las victorias, ante el Cádiz, el capitán tuvo incidencia directa con un golazo que allanó el partido en el minuto cuatro. Tres de las mencionadas derrotas, además, llegaron ante equipos poderosos como Real Madrid, Real Sociedad y Osasuna. Por contra, el rendimiento del equipo cae en picado cuando Gayà ha sido baja. Cuatro partidos se han disputado hasta ahora bajo esas circunstancias y los resultados son difícilmente empeorables: un empate (Mallorca) y tres derrotas (Betis, Girona y Getafe).

Gayà y Nacho Vidal durante el partido de Liga entre el Valencia CF y el CA Osasuna

Gayà y Nacho Vidal durante el partido de Liga entre el Valencia CF y el CA Osasuna / Francisco Calabuig

Además, esta última lesión del de Pedreguer, que le ha hecho perderse las dos últimas jornadas, ha coincidido con un preocupante paso atrás del equipo tanto en resultados como en juego. El objetivo ahora es que se recupere a tiempo de las molestias en la rodilla y el abductor para recibir al FC Barcelona, un partido tan importante como complicado. El equipo de Baraja debe ganar si quiere callar las dudas que han surgido últimamente, aunque un rival como el Barça, que además parece haber dado con la tecla en los últimos partidos, no parece desde luego el escenario propicio. A falta de que el Celta dispute hoy su partido correspondiente a la jornada 16 en Vallecas, la distancia del conjunto blanquinegro con la zona roja de la tabla podría bajas de los dobles dígitos después de varias fechas. 

Yarek, la nota positiva

La pésima planificación deportiva de la plantilla, unida a la mala fortuna de bajas inesperadas como la de Jesús Vázquez, que estuvo apartado varias semanas por un trastorno neuromotor, han precipitado la irrupción de Yarek Gasiorowski. El de Polinyà del Xúquer, cuya posición natural es la de defensa central, lleva varios partidos participando en el carril izquierdo y demostrando una solvencia impropia de un futbolista de apenas 18. Ante el Getafe, en un partido que terminó con derrota por un gol de Borja Mayoral, Yarek fue el mejor del Valencia.

En defensa dio un lección de solidez, saliendo victorioso en 9 de los 12 duelos que disputó en total ante futbolistas azulones. Además, solo fue regateado en una ocasión en los 90 minutos. Con el regreso de Gayà, que ya trabaja para jugar ante el Barça, todo hace indicar que el canterano desaparecerá del once, pero ya ha demostrado de lo que es capaz e incluso ha adelantado en la rotación a jugadores como Cenk o Jesús Vázquez. 

Yarek, imagen de archivo

Yarek, imagen de archivo / SD