16 de agosto de 2017
16.08.2017
ACTUALIDAD

Marcelino persigue los fallos a balón parado

El técnico trabaja la estrategia después del doble aviso del Atalanta

21.08.2017 | 10:05
Marcelino persigue los fallos a balón parado

«Si nos tiene que ganar Las Palmas el viernes que no sea otra vez por hacer mal las cosas a balón parado». Es una de las consignas que se han repetido en el vestuario del Valencia CF durante los últimos días. Marcelino García Toral salió satisfecho a nivel defensivo el pasado viernes en la presentación contra el Atalanta porque el equipo fue capaz de conceder pocas ocasiones. Una tónica que se ha repetido durante toda la pretemporada. Lo que sí le preocupó y mucho fueron las facilidades que dio el equipo a los italianos en jugadas de estrategia. Dos errores a balón parado, uno en cada parte, que permitieron al Atalanta llevarse el Trofeo Naranja y, lo más peligroso, rescataron viejos fantasmas del pasado.

Marcelino fue el primero que reconoció el problema en la rueda de prensa del viernes. «Jugamos contra un equipo con marcaje individual, algo difícil porque no es lo normal pero lo resolvimos. Hicimos más ocasiones que el rival, pero nos faltó acierto. En juego concedimos pocas ocasiones y generamos bastantes. A balón parado tenemos que mejorar», admitía recordando que en uno de los goles a balón parado el Atalanta pudo hasta rematar con el pie. Algo prohibido en el libro de estilo de Marcelino. Neto cometió el error del primer gol con una salida en falso. El segundo le dolió todavía más a cuerpo técnico porque fue la primera llegada de los italianos y porque el gol llegó en una saque de esquina que peinó Kurtic en el primer palo para el remate a placer de Palomino desde el segundo.

El técnico se puso manos a la obra antes del debut liguero y dedicó buena parte de la sesión de trabajo a mejorar, como decía él, esa faceta del juego para que no vuelva a penalizar al equipo contra Las Palmas en el primer partido oficial de la temporada. Marcelino encerró a su equipo en el Antonio Puchades de la ciudad deportiva de Paterna y recreó sobre el campo algunas acciones a balón parado que urge defender mejor porque empañan la labor defensiva de todo el equipo. Marcelino trabajó con todos sus efectivos a excepción del portugués Luis Nani que continúa su proceso de recuperación del esguince de rodilla izquierda que le impedirá jugar como mínimo las dos primeras jornadas contra Las Palmas y el Madrid. Los pronósticos más optimistas le esperan para la tercera jornada después del parón de selecciones internacionales.

El Valencia ha encajado a balón parado los últimos dos goles de la pretemporada. Los tres anteriores llegaron en acciones de juego. El primero del New York Cosmos, obra de Calvillo, llegó por un error de Aymen Abdennour que más tarde le costaría la bronca de Marcelino en el vestuario. El segundo de los estadounidenses llegó en una transición de ataque de por la derecha finalizada desde la izquierda por Ledesma. El tercer gol en contra del verano fue obra del Werder. Bartels encontró un pasillo hasta la portería y asistió a Kruse para que solo tuviera que empujar el balón. El equipo dejó cuatro porterías a cero y encajó 5 goles en 7 amistosos: una media de solo 0,7 por encuentro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook