09 de octubre de 2018
09.10.2018
DE JUGÓN A GANADOR DE DUELOS

La transformación de Carlos Soler

El ´8´ ha ganado en fortaleza física y es más agresivo con y sin balón

09.10.2018 | 22:06
La transformación de Carlos Soler
La transformación de Carlos Soler

Carlos Soler ha evolucionado hacia un perfil de futbolista Champions. El 'chino' ha experimentado una espectacular transformación táctica y física durante los últimos meses que le ha convertido en un centrocampista total capaz de atacar y defender al mismo tiempo. El futbolista ha cambiado su fisionomía y al mismo tiempo su forma de jugar. Ha ganado en potencia y agresividad con una masa muscular más desarrollada, garantiza unos promedios de desgaste físico en cada partido descomunales, domina como pocos el juego de ida y vuelta y comienza a promediar los mejores registros defensivos del equipo desde la medular. Poco queda de aquel futbolista más fragil y pausado de hace tres temporadas. La versión 2-0 de Soler es electricidad pura y eso, unido a su capacidad técnica y su fuerza mental, le convierte en un jugador único.

SUPER
ha tenido acceso a dos datos que confirman ese crecimiento físico del futbolista. El jugador se ha convertido en uno de los jugadores con más kilómetros por partido del equipo. Está temporada registra una media espectacular de 11 con cotas de 12 cuando lo normal es estar en torno a 10. Está por encima del resto. Sin embargo, más que cuantitativamente, Marcelino García Toral valora el esfuerzo cualitativo y ahí es donde Carlos todavía es mejor. Este año lleva una media de 700-900 metros en esfuerzos de máxima intensidad. Es decir, en esprints ya sea con repliegues defensivos tras pérdidas o en transiciones ofensivas rápidas. Marcelino le ha dado alas.

El entrenador y su exigencia tienen mucho que ver en la transformación de Carlos. Marcelino estña pidiendo al futbolista desde la temporada pasada que incremente su porcentaje de duelos ganados. Las disputas individuales son una faceta del juego que valora mucho el entrenador en los post-partidos y Soler está respondiendo al reto. Ahora mismo es el segundo mejor del equipo en duelos ganados (33) solo por detrás de José Luis Gayà. Ha ganado un 46%. Un porcentaje que mejora cuando va al suelo (48%). No es la única faceta defensiva en la que destaca. Es también el segundo de la plantilla en entradas con éxito (17) solo por detrás de Gayà (20) y es el jugador del equipo que más faltas ha cometido (12). Además, es el primer centrocampista en despejes (11) y el mejor centrocampista de la Liga en pases bloqueados (14). Está claro que es un futbolista más agresivo con y sin balón. Es un '8' con colmillo ya sea jugando dentro o por fuera.

Soler inyecta al equipo intensidad cada vez que aparece. Su implicación y energía es tanta que a veces parece hasta pasado de revoluciones. El domingo en Mestalla su familia se sorprendió al verle metido en el área defendiendo panza arriba el empate contra el Barça. "¡Quien nos lo iba a decir hace unos años!", comentaban entre ellos. Lo bueno de Carlos es que, a pesar de ser más vertical y arriesgar más en las entregas, ha reducido su número de pérdidas con respecto a la temporada pasada y mantiene un porcentaje muy alto de acierto de pase. Promedia un 84,6%. Casi idéntico al 84,8 que resgistra Parejo y no tan lejos de los 86,9 de Coquelin y el 87,7 de Kondogbia. Soler ha mutado en un futbolista todavía mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook