Tras una pretemporada complicada, el Villarreal CF afronta con confianza la final de la Supercopa el miércoles en Belfast en la que Emery insistió en que el Submarino está capacitado para competir ante el Chelsea pese a los contratiempos en forma de lesiones y de un brote de covid. "La pretemporada se ha visto alterada, pero las cosas hay que afrontarlas con naturalidad. Algunas lesiones y, sobre todo, el brote COVID ha alterado nuestra preparación pero a la vez el equipo, con la vacuna, esperamos que se restablezca pronto y afrontemos la temporada con garantías. Hay que intentar aprovechar la oportunidad que tenemos de sumar un nuevo título", explicó el técnico de Hondarribia.

La idea es que Pau extienda un poco la temporada y luego descanse

Sin lugar a dudas, la parcela que se ha visto más afectada es el centro del campo, donde Emery no puede contar hoy en el último amistoso ante el Leeds (20.00, À Punt) con Coquelin, Copoue, Iborra, Parejo (que tampoco llegará a la final) y Moi, mientras que Boulaye Dia y Alcácer ya se han reintegrado al equipo. "En esta posición hemos estado usando a Foyth, que puede actuar en varios puestos, a Morlanes, Trigueros e, incluso, a Alberto Moreno o Baena", justificó Emery, quien desveló que Capoue "va justo" y es duda ante el Chelsea, y que la presencia de Rulli dependerá de cómo se encuentre en los próximos días. Chukwueze está también descartado porque se encuentra en la recta final de su recuperación.

Para la final no ha sido la mejor preparación, pero no hay excusas

Emery cuenta con Pau ante el Chelsea. "La idea es que extienda un poco la temporada y luego se marche de vacaciones. Creemos que no es lo mejor para el jugador, pero no está en nuestras manos y vamos a procurar atender la mejor manera posible para él, para que pueda estar en la final", dijo.

Por último, confirmó que se sigue peinando el mercado en busca de un jugador de ataque de banda.