El Villarreal, que se impuso por 1-4 al Young Boys suizo en la tercera jornada de la primera fase de la Liga de Campeones, consiguió de esta manera la mayor goleada de su historia a domicilio en competición europea.

El equipo dirigido por Unai Emery se adelantó en el marcador (0-2), con tantos de Pino y Gerard Moreno; más tarde recortó distancias Elia (1-2), en el minuto 77; y en el tramo final, Alberto Moreno y Chukwueze, sentenciaron el partido.

Esta es la segunda ocasión en la que el Villarreal anota cuatro tantos a domicilio, lo hizo contra el Sparta de Praga en la Liga de Europa hace cinco años, aunque entonces se impuso por 2-4 en los cuartos de final de la competición.

Los otros mejores resultados lejos de La Cerámica habían sido triunfos por 0-3 ante el Odense en la Copa Intertoto 2004-2005 o Astaná en la fase previa de la Liga de Europa, temporada 2014-2015, y en otras ocasiones había obtenido triunfos por 1-3 o 2-3.

Pero además, el triunfo conseguido en Suiza supone el cuarto como visitante en su historia en la Liga de Campeones en 19 salidas; su primera victoria lejos de su estadio desde 2009 – se impuso al Panathinaikos (1-2) en los octavos de final, además de volver a ganar en una fase de grupos trece años después, ya que su último triunfo fue ante el Aalborg (6-3) en 2008.