El Villarreal Femenino ya prepara el partido del próximo fin de semana ante el Madrid CFF en el Mini Estadi de la Ciudad Deportiva José Manuel Llaneza. Las pupilas de Sara Monforte llegan tras caer frente al Sevilla a domicilio en un partido donde las groguetes apenas se acercaron a la portería hispalense y, por un error entre Carmen, Yenifer y Paola, se fueron de vacío del Estadio Jesús Navas.

Tras vencer al Deportivo Alavés en casa, el Villarreal salió del descenso para meter al Alhama. Esto supuso un golpe de aire fresco para el equipo amarillo que estaba y sigue estando inmerso en una situación alarmante. El juego no está siendo bueno y los resultados tampoco acompañan. Solo 4 victorias en el casillero y 11 derrotas en el campeonato liguero. Además, es el equipo más goleado de la liga junto al Real Betis. En el mercado invernal han llegado dos refuerzos: Pilar García, centrocampista, y Laura Rueda, delantera de origen francés. Ambas tratarán de ayudar al equipo a salir de esta situación tan complicada.

El Madrid CFF llega a Vila-real después de 3 partidos sin perder. En la primera vuelta, el Villarreal logró asaltar el feudo del equipo madrileño en un partido muy disputado (1-2) y esta vez tratarán de hacer lo mismo con tal de alejarse de la zona de descenso. En principio, a falta de que Sara Monforte lo confirme en la rueda de prensa prepartido, no hay bajas en el equipo groguet a excepción de Cristina Cubedo de la que no se sabe el alcance de la lesión. Tere Morató ha regresado a un buen nivel tras haber superado su grave lesión en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Además de la andorrana, Carmen Carbonell está en un gran estado de forma y el centro del campo, liderado por Bicho, Llompart y Estefa, empieza a funcionar.

Prueba importante la del próximo sábado ante un equipo que está haciendo un gran año. La última (y primera) victoria en el Mini Estadi debe servir para seguir creciendo y tratar de enmendar los errores cometidos. El equipo está fuera de la zona caliente, pero no se puede relajar porque, de lo contrario, lo acabará pagando.