25 de marzo de 2021
25.03.2021
Superdeporte
25/03/2021

Un gesto del Valencia para los políticos

Si el club es capaz de mostrar lo que quiere, espero que haya solución

25.03.2021 | 10:49
Un gesto del Valencia para los políticos

Recuerdo hace unos días que escribí un artículo en el que me preguntaba si en esta ciudad de València va a ser un problema solucionar el problema del estadio, y hoy quiero recordarlo porque a ello se añade una nueva realidad. La aplastante fuerza de los hechos nos ha convencido finalmente a todos de que Peter Lim no tiene intención de vender sus acciones del Valencia CF y hasta los más lisérgicos de los portavoces pliegan convencidos ya de que pasaron meses clamando contra el desierto solo alimentados por sus propias emanaciones. La consecuencia es que lamentablemente para todos, de la oposición a Lim apenas nada queda y digo con esto con la esperanza de que cuando se levante, porque se tiene que levantar, lo haga con el espíritu del forneret, hacer una oposición inteligente a Peter Lim porque la puñetera realidad es que entre todos hemos hecho el ridículo. Aunque no puedo evitar pensar que en el fondo hemos sido tremendamente fieles a nosotros mismos: ruido. Pura pólvora.

¿Causa de disolución?

Y como la realidad también nos dice que por mucho que la ATE del nuevo estadio caduque ni el Valencia CF entra en causa de disolución ni su máximo accionista se marcha por donde vino, se me ocurre que es el momento ideal para que el Valencia CF se arrime de verdad a los políticos con un gesto -o acción o lo que sea- que ellos puedan interpretar ineludiblemente como garantía, y se entierre definitivamente el cruce de declaraciones de principios de mes. Digo hoy lo que dije hace semanas, en esta historia quien no ha cumplido su promesa es Meriton y a quien engaña es a la sociedad valenciana, no solo a los valencianistas, pero partiendo de ese punto de partida, unos y otros deben remar para buscar una solución. Me reitero en que prefiero políticos que buscan soluciones donde hay problemas. Se supone que están para eso. Digo yo...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook