Muchos seguidores de los videojuegos de e-Sports como el FIFA se dejan un dineral en los mismos por varios factores. El tipo de juego o lo entretenido que resulta son lo más importantes, pero lo que puede resultar diferencial respecto a otros juegos similares se encuentra en los derechos reservados que tienen a la hora de explotar los nombres e imágenes reales de jugadores, equipos y competiciones. Al final, ya sabemos que jugar con tu Valencia CF, Levante UD o Alzira está muy bien, pero si los jugadores de tu plantilla no se corresponden con los reales, pues pierde mucha gracia. Ahora, se rumorea la posibilidad de que futuras ediciones del FIFA pierdan dichos derechos tras las palabras del jefe de la marca del FIFA 22.

David Jackson ha anunciado recientemente al Financial Times que no tiene todas consigo en lo referente a mantener a la FIFA como socia. Ojo, que llevan desde 1993 con ellos, resultando cada edición uno de los videojuegos más vendidos del año.

¿Será FIFA 22 el último videojuego de la saga?

No. El problema no está en el videojuego en sí, sino en los derechos de denominación. Esto puede suponer la pérdida de su nombre oficial y posiblemente también el de los equipos y jugadores. Vamos, que en lugar de jugar con Gonçalo Guedes y Maxi Gómez podrías tener que hacerlo con un luso y uruguayo de la misma edad y apariencia, pero con nombres bien diferentes, restando gran parte del realismo al juego.