Otra vez la misma pregunta: ¿Y si este año sí? Y otra vez la misma respuesta. La afición del FC Barcelona quería volver a ilusionarse con ver al mejor Coutinho, aquel por el que su club se había gastado una auténtica millonada para hacer olvidar a Neymar. Venía de una larga y complicada lesión de rodilla, pero se quería creer.

Pero una vez más, Coutinho no está siendo Coutinho. El incidente en el banquillo de Balaídos, con la visible apatía con la que salió a calentar cuando Ansu Fati se lesionó, no es más que la última muestra de que el brasileño ni está ni se le espera. Koeman trató de conectarlo al equipo pero sus actuaciones dejaron mucho que desear. Ahora le toca a Xavi intentar hacer algo con él.

Su rendimiento ha caído en picado en los últimos años y la tasación de mercado, también. De hecho, estamos hablando de una caída histórica. Según los datos de 'Transfermarkt', si en octubre de 2018, pocos meses después de su fichaje por el FC Barcelona, el brasileño costaba 150 millones de euros, ahora tan solo vale 20 'kilos', es decir, Coutinho ha perdido de tasación 120 millones de euros en apenas tres años.

No es más que un dato que demuestra la devaluación de un jugador por el que el Barça apostó muy fuerte y que no ha devuelto ni mucho menos toda la ilusión y esperanza depositadas en él. Ahora le tocará a Xavi Hernández lidiar con la 'patata caliente'. De momento, Coutinho tiene muy complicado revertir la tendencia y su situación en el equipo.