La temporada empezó muy mal para Leo Messi en el PSG y no fueron pocas las voces que llegaron a criticar su fichaje y, sobre todo, la descomunal nómina del ex del Barça. Es más, hasta el 20 de noviembre no llegó su primer gol en liga (ni asistencia) y desde ese momento sólo anotó un gol más, aunque se ha convertido en un gran socio ofensivo en base a sus asistencias. Tiene 34 años y contrato hasta el 30 de junio de 2023, momento en el que tendrá 36. Eso sí, su futuro no depende tanto de su voluntad como de la del PSG, que decidirá si le amplía el contrato un año de manera unilateral o no. En cualquier caso, las intenciones de Leo Messi podrían estar muy lejos del Parque de los Príncipes.

Según L'Équipe, esta temporada Messi está ganando 30 millones de euros como nómina, aunque de cara a la próxima, ascenderá a 40 kilos, por mucho que su rendimiento vaya a menos. Con esto, será el jugador más valorado económicamente de la plantilla parisina salvo que Mbappé termine aceptando los 50 anuales que le ofrece Nasser Al-Khelaïfi.

Tras el mal inicio en Francia, el argentino se planteó seriamente volver a bajar peldaños competitivos acudiendo a una liga menor: la MLS. Concretamente, es David Beckham el que quiere llevarse al que fuera mejor jugador del mundo al continente americano para enrolarle en su Inter Miami. Lo que está claro es que hasta 2023 no podrá ser.