Cada vez se complican más las opciones para el FC Barcelona de hacerse este verano con sus dos delanteros soñados en el mercado de fichajes, Erling Haaland y Mohamed Salah.

Así pues va a tocar buscar un plan B y ahí hay dudas. La más importante, en este sentido, apostar por una jugador de garantías pero la que no le quedan muchos años al máximo nivel como Robert Lewandowski, o bien hacerlo por un talento emergente como Darwin Núñez.

Un debate en el que parece que cobra ventaja el delantero uruguayo de un Benfica que no va a poner nada fácil su salida. De hecho, el club portugués no venderá por menos de 40 o 50 millones de euros.