La paga por la pensión de la jubilación llega a nuestros mayores siempre la última semana del mes. Los principales bancos coinciden, habitualmente, en dos días: entre el 24 y el 25 se suelen ingresar las cuantías fijas establecidas.

Realmente, este procedimiento es un adelanto de la pensión, ya que la administración abona a los bancos la cantidad al inicio del mes y son las entidades bancarias las que asumen el pago de la pensión. Por tanto, las entidades son las que asumen el pago de la pensión de jubilación al solicitante d la pensión y al contribuyente con la Seguridad Social.

Y tras hacer el pago, viene la solicitud a la SS, que debe aprobar o cancelar la solicitar y acaba reingresando en los bancos la pensión solicitada (y anteriormente abonada) al jubilado. El ingreso será siempre puntual siempre y cuando no se modifiquen una serie de informaciones básicas por parte del interesado. Por ejemplo, el número de cuenta.

Ahora bien, la Seguridad Social ha alertado a través de sus redes sociales de una práctica esencial que si no se cumple puede acabar en la pérdida del dinero por parte del interesado. Si hay algún cambio de cuenta bancaria del solicitante de la pensión debe ser comunicada con la suficiente antelación para que la administración no proceda a hacer un ingreso erróneo.

Nuevo formato para comunicar que tienes una nueva cuenta

El aviso de la Seguridad Social trata sobre el nuevo formato para comunicarlo en caso de que el pensionista haya cambiado de cuenta. Lo normal sería acudir a las oficinas de la Seguridad Social, pero esto se puede evitar acudiendo a la oficina bancaria en la que se tiene la cuenta aportada (nueva).

El cambio se podrá solucionar en la propia entidad y será ésta la encargada de gestionarlo todo. Tras realizarse el trámite, el solicitante recibirá un SMS y un correo electrónico de confirmación informando del cambio realizado con éxito.