Fernando Alonso espera que su fortuna cambie de una vez por todas esta temporada en la Fórmula 1. Y qué mejor que hacerlo en casa de Alpine, en el Gran Premio de Francia que se disputa este próximo fin de semana.

Para ello contará con la ayuda de la escudería gala, que introducirá una importante mejora en el circuito Paul Ricard. Y no será la última en el A522, como advierte el jefe del equipo, Otmar Szafnauer.

"Las mejoras del equipo son muy prometedoras y dijimos a inicios de año que todo se acabaría decidiendo por eso. La curva de aprendizaje en el túnel de viento es muy grande y tenemos que sacar ventaja de ello. Hay que conseguir más rendimiento en el coche y eso es lo que haremos hasta que no nos quede más dinero", comentó el directivo rumano en palabras que recoge el portal ‘motorsport.com’ en su versión francesa.

Más concretamente, en relación a la próxima cita del Mundial del 'gran circo', Szafnauer avanzó que tienenuna pequeña mejora para Paul Ricard, que esperemos que no sea tan pequeña. No tenemos un suelo completamente nuevo, pero parte de él habrá evolucionado en Francia".

Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Austria. Alpine F1 Team

Investigaciones internas

Por otra parte, y tras lo sucedido en Austria en el coche de Fernando Alonso, las investigaciones realizadas en Enstone han determinado que el problema estuvo ocasionado por la alimentación de la ECU (centralita electrónica).

“Lo llevamos a la fábrica y pudimos reproducir el problema. Todo indicaba que la ECU había fallado, pero entonces no sabíamos que la caja de alimentación no funcionaba. Y es una pieza de Alpine “, admitió Szafnauer.

Pero este no ha sido el único contratiempo mecánico en Alpine ya que, por otro lado, el problema que provocó los abandonos de Esteban Ocon en Silvestone y en el esprint de Austria tienen que ver con la bomba de alta presión SSC que la marca Bosch abastece a todos los equipos.

“El problema de la bomba de combustible hizo que tuviéramos un par de fallos de potencia a principios de año”, concluyó Szafnauer, que anunció que la FIA les ha dado permiso junto a Ferrari para hacer correcciones en esta pieza.