No hay una pastilla mágica para triunfar en la tele. O, por lo menos, para triunfar a medio y largo plazo. Si la hubiera, está claro que no entraría en la dieta de Carlota Corredera. O eso parece. La presentadora de Sálvame en sustitución de Jorge Javier imitó lo peor del popular conductor del programa, pero no supo hacer lo propio con lo bueno del menudo dictador de la cadena.

Su manera de trabajar no terminaba de gustar a la audiencia, pero si a su mal carácter y mala ejecución como presentadora se le añade el hecho de ganarse cada vez más enemistades, pues la cosa no pinta bien para ella. Por si fuera poco, su hipocresía quedó patente cuando presentó la serie de Rocío Carrasco en la que descuartizaba la fama (nunca fue muy buena) de Antonio David. Abanderada del feminismo radical, ya empezó a aunar a gran parte de la audiencia para tejer un boicot contra ella, Sálvame y Telecinco. Y ya sabemos que a la cadena lo único que le importa es el dinero, así que los teléfonos empezaron a sonar en los despachos. La cabeza de Carlota Corredera empezaba a tener precio mientras ella tildaba de "negacionista" a todo el que no comulgara con su visión de la vida. Antonio Montero bien lo sabe, que fue insultado y expulsado de un debate por argumentar una duda sobre su 'versión oficial.'

El despido de Antonio Canales como colaborador de Sálvame era cuestión de tiempo, ya que el artista no tiene nada de eso si le bajas del tablado. Además, fue usado sólo para atacarle por su amistad con Olga Moreno, ganadora de Supervivientes para dolor de Corredera, Carrasco y demás clan. El bailaor aprovechó su despido público en directo para hablar con sinceridad. Vamos, para rajar lo que no está escrito. Dejó claro a los cada vez menos televidentes de Sálvame que los datos de audiencia caen en picado. Y esto no es la primera vez que pasa, aunque por culpa del crecimiento de Antena 3 y las series turcas, se ha acelerado.

Las redes, como suele pasar en estos casos, empezaron a incendiarse. Sobre muchos de los comentarios planeaba una petición al programa: El despido fulminante de Carlota Corredera, la presentadora más antipática de la parrilla actual. ¿Llegará pronto el momento de aligerar la plantilla de Sálvame? ¿Correrán peligro otros rostros habituales del plató? A estas alturas, tanto la cadena como la productora deberían saber perfectamente por propia experiencia, que hasta los programas de telebasura deben reciclarse.

Antonio Canales

"Me gustaría presentar un programa que hablase de cultura, pero en Mediaset es muy difícil" decía el colaborador nada más sentarse con la presentadora para hablar de su fin de contrato en el programa aseguraba bastante enfadado. Por otro lado, dio una exclusiva y es que ya tenía una nueva oferta: "Tengo trabajo en otra productora de la casa de Mediaset, en otro programa más adecuado a mis formas, estábamos esperando a que terminara el contrato, no voy a desvelar en qué programa me coloco". ¡Ojo!

Ensañamiento contra Canales

Carlota ha dado paso a un vídeo en el que se han explicado los motivos por el que el programa prescinde de sus servicios y lo cierto, es que no le ha gustado nada: "Qué gracioso ¿verdad? Está bien, me hubiese gustado que hubiese habido más audiencia, las estadísticas dejan mucho que desear, yo muchas veces diciendo poco, digo mucho". "Tu defiendes a tu casa, pero esta no es mi casa, aquí me han invitado a merendar" le decía a Carlota Corredera.