Es un hecho que Sálvame tiene cada vez menos televidentes. Son muchos años en parrilla acompañando a muchas personas a lo largo de la tarde, pero ya se sabe que al final llegan tiempos de vacas flacas. El Share está ahí y, por mucho que estires el chicle, termina por perder tanto la elasticidad como, sobre todo, el sabor. Y esto es precisamente lo que le ha ocurrido al programa líder de la telebasura en España.

Está claro que se trata de un espacio que vive de temas del corazón, algo muy venido a menos de la manera que se entendía en el pasado. Ahora se tiende a politizar o hacer demagogia de todo lo que considera la dirección o, lo que es peor, el presentador de turno. Jorge Javier Vázquez o Carlota Corredera son especialistas en imponer su criterio a costa de la audiencia. Y eso termina pesando. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la competencia encontró un filón con las series turcas. Sí, esas serie de pésimas historias, paupérrimos guiones y actores de tercera que han encandilado a la audiencia.

Tantas horas de Sálvame cansan a cualquiera, sobre todo porque siempre se habla de lo mismo y el nuevo Gran Hermano, ahora llamado Secret Story, no está teniendo el tirón esperado. Ni mucho menos. ¿Y qué ha decidido la cadena? Pues birlarle la brillante idea de las series otomanas a Antena 3 y apoderarse de una nueva protagonizada por actores de 'Mi Hija' y 'Mujer'. Se llama 'Amor a segunda vista' y ha funcionado bastante bien en Divinity, así que empezará a televisarse en Telecinco a partir de las 20 horas, recortando así Sálvame. Y todo apunta a que es cuestión de tiempo que el programa de telebasura siga recortando espacio si no quiere ser cancelado definitivamente.