Desde que Telecinco apostó radicalmente por el polémico formato de la 'docuserie' sobre Rocío Carrasco, hace ya casi un año, Mediaset no ha levantado cabeza. Dos episodios fueron suficientes para cargarse la ya menguante reputación de la cadena. La manera de hacerlo, con Carlota Corredera en modo dictadora, despidiendo a Antonio David sin derecho a defensa o la expulsión de varios colaboradores que pusieron en duda la versión oficial, pasó factura. Un año de caída en picado de audiencia llevó a Telecinco a ser superada por Antena 3 en todas las franjas. Sólo Ana Rosa mantuvo el tipo todo este tiempo.

El share no engaña y los inversores se impacientaron. Paolo Vasile no acertaba con la tecla y decidió poner todas las manzanas en la misma cesta. La Isla de las Tentaciones, Secret Story, Pesadilla en el Paraíso, Supervivientes... ninguna estaba a la altura, pero Mediaset decidió que podían incluso convivir. El Hormiguero, Pasapalabra o las series turcas no daban tregua y dejaban en nada cualquier intento de la cadena estrella de la telebasura.

Contratados y despedidos en Mediaset

Sálvame empezó a modificar sus horarios, retrasando el inicio o adelantando el final. Incluso cancelaron secciones. Nada funciona. Nada para la caída. Vasile decidió tirar la toalla y jubilarse, dando entrada a la dupla Alessandro Salem y Massimo Mussolino. Manuel Villanueva fue nombrado como director general de contenidos. ¿Y qué hicieron los nuevos mandamases? Pues, según Yotele, sacar la guillotina a pasear.

Risto Mejide y Paolo Vasile.

Leonardo Baltanás, Gemma Carrasco, Mariano Blanco, Baldomero Toscano o Miguel Santiago Vila fueron despedidos recientemente. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar... ¿caerán algunos presentadores de peso como consecuencia de los malos datos? Hasta Jorge Javier Vázquez corre peligro si los resultados siguen dándole la espalda.