No es por lo que parece: El origen real del apodo de Pocholo

José María Martínez-Bordiú ha revelado el porqué del sobrenombre por el que todos le conocemos

Pocholo dio mucho que hablar en su visita a Supervivientes

Pocholo dio mucho que hablar en su visita a Supervivientes / Telecinco

Pocholo, el famoso y excéntrico personaje, ha vivido una vida llena de excesos y aventuras que lo han convertido en una leyenda en el mundo del espectáculo. Su nombre se ha asociado con fiestas desenfrenadas, viajes alrededor del mundo y una personalidad única que lo ha catapultado a la fama.

Nacido en una familia adinerada, siempre ha estado rodeado de lujos y comodidades. Sin embargo, desde temprana edad, mostró una personalidad rebelde y una pasión por vivir al límite. Su afición por las fiestas y la vida nocturna lo llevó a convertirse en el centro de atención en todos los eventos a los que asistía.

El icono de la diversión desenfrenada

Pocholo es conocido por su capacidad de diversión desenfrenada. Sus fiestas extravagantes son legendarias, donde abundan el champán, la música a todo volumen y los invitados disfrazados. Sin duda, sabe cómo disfrutar la vida al máximo y contagiar a los demás con su energía inagotable.

A lo largo de su vida ha recorrido el mundo en busca de nuevas aventuras. Ha visitado los destinos más exóticos y ha dejado su huella en cada lugar que ha pisado. Desde las playas paradisíacas de Bora Bora hasta las discotecas más exclusivas de Ibiza, siempre encuentra la forma de llevar su estilo de vida extravagante a cualquier rincón del planeta.

El origen real del apodo 'Pocholo'

Detrás del mote por el que todos conocemos a este personaje hay otro nombre real: José María Martínez-Bordiu. ¿De dónde surgió Pocholo? Pues viene de su infancia. Así se lo contó a Albert Espinosa en La Sexta. Sus padres se conocieron de fiesta, como no podía ser de otra forma, y tras casarse su madre se quedó embarazada.

La progenitora contrajo una hepatitis que le transmitió al bebé. Nació con siete meses y tenían que ir a buscarle leche de otras madres, puesto que en esos tiempos no existía la leche en polvo. Al estar enfermo le decían que estaba pocho. Pocho, pocho... Pocholo. Así surgió el apodo que le ha acompañado toda la vida.