Son un fastidio. Se ensucian rápido y duran muy poco como nuevas. Pero tranquilidad, te damos una solución fácil y asequible para que la pongas en práctica. ¿Estás cansado de que tus zapatillas blancas siempre sean 'negras' por su suciedad? Toma nota, te dejamos algunos trucos para las zapatillas más delicadas y para las que verdaderamente están sucias. Si debes limpiarlas con urgencia, este es tu post.

1. Para las más delicadas

Este es el truco idóneo a tener en cuenta si tus zapatillas son delicadas o simplemente no quieres arriesgarte y utilizar productos químicos en ellas. Es, además, muy sencillo de hacer. Necesitas bicarbonato, detergente para lavar la ropa y un cepillo de dientes de dureza media o blanda. Coge un recipiente y vierte en él una cucharadita de bicarbonato y una cucharada de detergente para lavar la ropa. Remueve bien hasta que quede una pasta homogénea. Con el cepillo de dientes toma un poco de la mezcla y comienza a frotar con suavidad tus zapatillas hasta que la suciedad se desprenda de la tela. Luego deja que se sequen al aire libre.

2. Para las que están muy sucias

Este truco es muy eficaz, aunque también algo abrasivo para las zapatillas. Es recomendable utilizarlo únicamente si las manchas están muy incrustadas. Necesitarás tan solo un cepillo de dientes y sal gorda de cocina. En primer lugar, utiliza el cepillo de dientes sobre la tela de la zapatilla para que la suciedad incrustada se desprenda y sea más fácil de eliminar después. Hecho esto, cubre con la sal las manchas visibles de la zapatilla y espera, como mínimo, una hora. Después enjuaga las zapatillas con agua fría hasta que no quede ni sal ni restos de suciedad, deja que las zapatillas se sequen al aire libre.

Te puede interesar:

3. Para una urgencia

Si no tienes ninguno de los anteriores ingredientes a mano o estás fuera de casa, otra opción es utilizar una goma de borrar en seco. Sí, una goma de borrar. Simplemente frota con ella las manchas de tus zapatillas hasta que desaparezcan. Claro está que este truco no funcionará en manchas muy incrustadas o zapatillas embarradas, pero es un buen recurso para aquellas situaciones en las que la prisa no te permite limpiarlas en condiciones.