El ritmo de kilos por semana recomendado por los expertos para adelgazar

Las dietas de perder peso demasiado rápido no son buenas para el organismo y es habitual que acaben con efecto rebote

Seguro que al empezar este año te dijiste: "Este es mi momento, voy a adelgazar". Algo que es muy fácil de proponer y no tanto de cumplir, ya que requiere de fuerza de voluntad y también de unos mínimos conocimientos necesarios. Y es que, aunque parezca tan fácil como sumar y restar calorías, no lo es.

Algo que debes tener claro antes de iniciar tu cambio físico es el ritmo al que debes perder peso. Por tentadoras que sean las dietas para adelgazar extremadamente rápido son malas para tu salud y normalmente acaban con efecto rebote, haciéndote recuperar los kilos que perdiste o incluso ganando alguno más. Pero tampoco sirve de nada ir muy lento y sin avances.

El ritmo correcto de kilos por semana para adelgazar según los expertos

Todo depende de cuál sea tu situación, pues no es lo mismo quitarse cuatro o cinco kilos que has ganado en Navidad, Semana Santa o alguna fase de descuido que una persona con obesidad que debe perder una cantidad importante de peso.

Si tu caso es el de una persona con sobrepeso este el ritmo será decelerado, es decir, es normal quitarte muchos kilos el primer mes pero después tendrás que bajar a la velocidad recomendada. El principio es un poco más fácil porque el cuerpo elimina una serie de líquidos. Después te 'incorporarás' a la rutina saludable por la que debe pasar todo el que adelgaza.

Un nutricionista sorprende con la cifra para perder peso

Siendo honestos no hay que hablar de kilos sino de gramos para cuantificar el ritmo al que deberíamos adelgazar. Así lo ha explicado el nutricionista Pablo Ojeda, que ha visitado el programa 'Más vale tarde' de La Sexta. "Una perdida sostenible, asequible y sin impacto en el organismo, es en torno a 400 y 600 gramos a la semana", explica.

¿Por qué tan poco? "Todo lo que no sea eso son fórmulas milagrosas que luego pueden tener consecuencias metabólicas", asegura el experto. Los cambios tan bruscos en ocasiones causan importantes problemas de salud. Además de que mantener durante tanto tiempo un ritmo tan exigente es inasumible y acabarás huyendo de esa dieta y recuperando el peso. Por tanto, mientras no estés por debajo de los 400 gramos, que no te sepa a poco conformarte con 600. Roma no se construyó en dos días.