El Villarreal ha alcanzado las quintas semifinales de su historia en el fútbol europeo de elite. Lo ha hecho con brillantez y solvencia tras doblegar a un rival que en sus manos ha parecido menor, pero que no hay que olvidar que doblegó al Tottenham de José Mourinho recientemente. El 0-1 de la ida dejaba encarrilada la eliminatoria, pero la dolorosa derrota liguera ante Osasuna había sembrado alguna duda alrededor de un equipo que cuando está metido es muy buen equipo y que tiene jugadores diferenciales. Esas dudas se han dispado en el primer tiempo ante el Dinamo de Zagreb y el equipo de Emery, tras lograr un plácido triunfo, se enfrentará en 'semis' al Arsenal, precisamente el último equipo que dirigió Unai antes de recalar en La Cerámica.

Tan solo en los primeros minutos el conjunto croata ha aguantado las embestidas de un equipo, el groguet, en el que Emery esta vez ha metido toda la carne en el asador con la única excepción de Asenjo para mantener a Rulli, que es el guardameta en Europa. Pau, Albiol, Parejo, Alcácer y un Gerard que sigue en estado de gracia han formado la columna vertebral de un equipo que invita a soñar. La resistencia balcánica ha estado cerca de venirse abajo ya en un violento disparo de Chukwueze que se ha estrellado en la madera, pero el partido ha llegado vivo hasta el 35' que ha sido cuando una combinación entre Gerard, Chukwueze y Alcácer ha acabado con el de Torrent rematando a la red. Paco rompía su sequía en el mejor momento y aunque el colegiado inicialmente ha anulado el tanto por un posible fuera de juego de Samu, al final lo ha validado a instancias del VAR.

Esa acción ha sido el punto de inflexión ya que el Villarreal instantes después ha aprovechado una valiente arrancada de Albiol para hacer justo antes del descanso (42') el 2-0 por mediación de un Gerard que suma y sigue.

Con esa cómoda renta ha llegado el equipo al descanso y pese a ello Emery ha mantenido en la reanudación incluso a algunos futbolistas apercibidos de sanción demostrando que no quería relajación alguna. Ser el entrenador más laureado de la competición quizás ayude a ver las cosas con más claridad ya que el primer atisbo de duda ha aparecido en una pérdida de Pau Torres que ha posibilitado un mano a mano en el que Rulli ha evitado el 2-1, pero nada ha podido hacer el meta argentino después para salvar el gol de los croatas a obra de Orsic a falta de un cuarto de hora.

El significado del gol ha sido simbólico puesto que la eliminatoria realmente nunca ha peligrado pese a que incluso en la recta final el Dinamo se ha acercado al empate. De hecho, aún ha habido tiempo para que Chukwueze estrellase otra pelota en la madera e incluso se deseperase con otra ocasión fallada que por suerte no se recordará. Ahora la realidad es que el Arsenal, el rival de aquellas históricas semifinales de Champions, espera en estas de Europa League. El penalti de Riquelme no se olvida y la venganza se sirve siempre en plato frío.

Ficha técnica del partido

  • 2 - Villarreal: Rulli, Foyth, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Alberto Moreno, m.89), Trigueros (Moi Gómez, m.63), Capoue, Parejo (Coquelin, m.84), Chukwueze (Rubén Peña, m.89), Alcácer (Álex Banea, m.89) y Gerard Moreno.
  • 1 - Dinamo de Zagreb: Livakovic, Ristovski (Stojanovic, m.63), Lauritsen, Théophile-Catherine (Peric, m.83), Gvardiol, Jakic, Ademi Misic, m.83), Ivanusec (Atiemwen, m.76), Majer (Franjic, m.63), Orslic y Petkovic.
  • Goles: 1-0, m.36: Paco Alcácer. 2-0, m.41: Gerard Moreno. 2-1,m. 75: Orsic.
  • Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Amonestó por el Villarreal a Trigueros y por el Dinamo de Zagreb a Jakic.
  • Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga Europa, disputado en La Cerámica sin público.