De momento, la ‘operación salida’ ha comenzado bien con un total de siete bajas. Comenzando por junio, el primer traspasado fue Miranda, que seguirá en la liga española de la mano del Betis. Después fue Todibo, que volvía de cesión y finalmente el Niza decidió ejercer la opción de compra por 8.5 millones fijos más siete en variables por el francés. Dos días después, hubo dos bajas, la primera la de Matheus Fernández, al cual se le rescindió el contrato ya que no contaba para Koeman. Y la segunda fue la de Konrad de la Fuente, traspasado al Olympique de Marsella por 3 millones de euros.

Ya en julio, el primero en salir fue Trincao, que se fue cedido al Wolverhampton con una opción de compra de 29 millones. El siguiente fue Junior Firpo, traspasado al Leeds por 15 millones. Y los últimos en salir han sido Sergio Akieme, adquirido en propiedad por 3.5 millones por el Almería, y Carles Aleña, que ha salido al Getafe por cinco millones.

Es decir, en total en Barcelona ha obtenido 35 millones de euros y se ha desprendido de siete sueldos. Y aunque justamente el sueldo de estos futbolistas no era de los más altos de la plantilla, todo acerca a la posibilidad de refichar a Messi.

Unos ejemplos de jugadores que si cobran en exceso y que el club se quiere desprender de ellos son Miralem Pjanic y Samuel Umtiti, jugadores que apenas han jugado esta temporada. Además, la secretaría técnica ya ha ofrecido la carta de libertad al central francés. Sin embargo, el futbolista la ha rechazado. Ambos saben que si salen del club no tendrán el mismo sueldo, razón por la que no quieran salir de él.

Te puede interesar:

Otros futbolistas que están en la puerta de salida son Braithwaite y Griezmann. Tras el fichaje del Kun Agüero, Braithwaite ya tiene sustituto y es el que más papeletas tiene para salir del club. Además, el danés se ha revalorizado después de su buena campaña en la Eurocopa. Por otra parte, Antoine Griezmann tiene varios pretendientes y desde el Barcelona no están muy contentos tras su polémica racista.

Otro que también se vio envuelto en dicha polémica es su compatriota Ousmane Dembélé, que se encuentra lesionado y será complicado buscarle una salida, al igual que Phillipe Coutinho, al que también se le busca una salida. Al francés solo le queda un año de contrato, por lo que si no lo venden buscarán renovarlo para que el año que viene no se vaya gratis.