Vicente Moreno, hasta ahora entrenador del Espanyol, se despidió este viernes del club y de la afición en el RCDE Stadium tras ser destituido y afirmó que "ha valido la pena estar aquí estos dos años".

El técnico valenciano, en una comparecencia sin preguntas, insistió en que el ambiente se había "enrarecido" en los últimos tiempos y apuntó que la mejor solución era una salida. Moreno llegó a la entidad en agosto de 2020.

El preparador confesó que se va "con la satisfacción" de haber logrado los objetivos, devolver al club a la máxima categoría, el curso pasado, y consolidarlo en Primera, como ha logrado en esta campaña de forma matemática.

Moreno, que confesó que "siempre" se ha sentido querido por los aficionados periquitos, recordó que subieron de categoría "de forma exitosa" y apostilló que "conseguirlo de forma tan clara le restó valor".

El entrenador, acompañado por el consejero delegado del club, Mao Ye, insistió en su agradecimiento a los futbolistas y a los trabajadores de la entidad: "Sin el rendimiento de los jugadores el trabajo de un técnico no sería posible".

Después de su comparecencia, el Espanyol proyectó un vídeo con los mejores momentos del paso de Moreno por el club, con especial énfasis en el ascenso a Primera. "Me voy con la satisfacción de pertenecer a una entidad con una capacidad de crecimiento brutal", concluyó.