Ganar al Eibar sirvió para pasar página después de dos derrotas consecutivas contra Betis y Huesca. La última había dolido especialmente y por eso los tres puntos en Ipurua, y además con la portería a cero, fueron un soplo de aire fresco para un equipo que sigue en la parte media-alta de la tabla. Y ahí no se va a parar el equipo. "Con esos tres puntos da mucha tranquilidad en la clasificación también pero nuestro objetivo es intentar dejar al Levante lo más alto posible. Estos ocho partidos tienen que ser ocho finales, no para ser el mejor Levante en la historia en cuanto a clasificación pero por lo menos el segundo mejor Levante. Está en nuestras manos y trataremos de conseguirlo", explicó Aitor Fernández, quien también ha hablado de la competencia en la portería, los objetivos del equipo e incluso ha dejado claro que es uno de los mejores años de toda su carrera.

Próximo rival

El año pasado tuvimos la suerte de ganar. El Villarreal tiene otras necesidades, será un partido bastante complicado y trataremos de hacer las cosas bien. Saber donde ellos sufren más e intentar conseguir los tres puntos. Pienso que no hay dos partidos iguales y este tampoco. Ellos llegarán dolidos por el partido contra Osasuna. Entiendo que nos apretarán mucho y será muy complicado.

Duelo de Ipurua

El equipo hizo un partidazo. Igual con balón sufrimos un poquito. Veíamos los espacios claros y nos precipitamos. Pero sin balón creo que estuvimos muy bien, que era lo que estábamos demandando.

Cero goles encajados

En este Levante por nuestra forma de jugar está cotizado lo de dejar la portería a cero, pero muy contento por el trabajo del otro día. Es la línea que tenemos que seguir.

Competencia

Trabajamos en el día a día para mejorar. Hay una competencia brutal, nos llevamos todos muy bien y creo que esa es una de las claves del éxito, pero no solo este año. Todos. Este año es uno de los mejores años que he vivido yo en el mundo del fútbol. La semifinal de Copa, octavos-novenos en LaLiga, creo que gran parte del éxito es la competitividad. Y ese es el camino.