Un lateral izquierdo, un delantero y un central. Esas son las tres prioridades en el mercado de fichajes que recién comienza en el Levante UD. La secretaría técnica que encabeza Manolo Salvador junto a David Navarro y con Manu Fajardo como tercero de abordo tiene por delante trabajo y además, salvo ingreso que todavía no se ha producido, sin apenas recursos.

Futbolistas que no continuarán la próxima campaña están seguros Toño, Rochina y ToñoRochinaDoukouré pero las prioridades estrictamente deportivas a reforzar son las enumeradas anteriormente, lo que significa que puede haber o que casi con total seguridad habrá más salidas puesto que la única salida que coincidiría con una llegada programada sería la de la posición de lateral izquierdo. El club ya lleva tiempo buscando tanto en el mercado nacional como internacional para esa demarcación, aunque la decisión aún no está tomada.

A partir de ahí hay otra demarcación que se considera clave y es la de delantero. Con Sergio León se repite la situación de anteriores veranos, es decir, debido a su elevado salario el club vería con buenos ojos su salida, si bien esa misma circunstancia, su sueldo, hace que su adiós sea complejo ya que en un mercado tan restringido como el actual pocos equipos pueden asumir una ficha de la dimensión de la que él tiene en el Levante por un jugador de su perfil (tiene ya 32 años). Después está Dani Gómez, un atacante de una proyección incuestionable, pero cuyo rendimiento esta temporada ha estado por debajo de los deseado. Si a eso le añades que los dos atacantes de referencia siguen siendo los renovados Roger y Morales, pero ambos pese a sus buenos números tienen un año más y yo no van hacia arriba, el resultado es, como se suele decir, blanco y en botella.

La tercera demarcación por orden de importancia gira alrededor del eje de la zaga ya que ahí, con Postigo y Duarte en principio renovados por objetivos, las dudas recaen sobre Vezo y Rober Pier. El primero ha tenido picos de rendimiento buenos que ha alternado con otros en los que su rendimiento no ha sido el deseado, motivo por el cual en el Levante no verian con malos ojos su salida si llega una buena oferta por él. Por último, en el caso de Róber Pier Paco López ha apostado en muchas de las últimas semanas por él más como centrocampista que como central y eso casi obliga a reforzar el eje de la zaga para poder duplicar los efectivos por puesto (cuatro centrales para dos posiciones, si es que a Paco no le da mucho por la opción de jugar con tres centrales, lo que dificultaría un poco más la confección del plantel).

Esos son los objetivos granotas, pero lo realmente complicado es acceder a ellos con los recursos que hay -o mejor dicho, que no hay- ahora mismo. El Levante está obligado a vender por 16,5 millones de euros para cuadrar su fair play y a partir de ahí, si vende algo más, podrá invertir algo en fichajes. A cubrir esos 16,5 millones de desfase está obligado y si no vende nada más, todo lo que llegue tendrá que ser a coste cero. Y todo ello lo tendrá que abordar Manolo Salvador siendo consciente de que otra vez, en el ranking de límites salariales publicados por LaLiga

De hecho los únicos dos equipos de LaLiga Santander 21/22 que ahora mismo tendrían menos margen que el granota serían el Elche CF y el recién ascendido Mallorca. Son algo más de 37 millones los que puede gastar el Levante, por lo que este verano se perfila como el enésimo reto para Manolo Salvador y todo apunta a que va a ser un verano muy largo.