Objetivo cumplido. El Levante UD goleó ayer (4-0) al Athletic en Buñol y certificó su presencia matemática en la próxima edición de la UEFA Women’s Champions League. La fiesta de las granotas fue absoluta al sonar el pitido final; el primer equipo de la historia del fútbol femenino español en jugar competición europea volverá a hacerlo trece temporadas después. Será la primera vez con el actual formato y la cuarta en el cómputo global tras las experiencias en las campañas 01-02, 02-03 y 08-09.

El conjunto de María Pry lo merecía tras un año prácticamente impecable en la liga regular y lo certificó con contundencia en un clásico del campeonato. El dominio fue aplastante desde el inicio; había tanto en juego que nadie podía permitirse un despiste, un error. Y a la media parte ya vencían 3-0 ante las vascas. Avisó Andonova con un chut lejano y solo un minuto después, en el 23’, Esther disparó desde fuera al larguero. El rechace cayó en las botas de Toletti para hacer el 1-0. Sin apenas tiempo para celebrarlo, la renta para las levantinisas fue a más dos minutos después. Se afianzó el liderazgo de Esther como máxima goleadora de la liga (28 dianas) consiguiendo el 2-0 tras una magnífica asistencia de Zornoza. Y precisamente Claudia sería protagonista cuando el descanso asomaba para prácticamente cerrar el encuentro con el 3-0.

Se vivió con calma la segunda parte. La gloria estaba a la vuelta de la esquina y solo quedaba esperar. Se saboreó el segundo tiempo; fueron 45 minutos para ver el debut Estela Carbonell con el primer equipo, la seguridad defensiva del equipo (el Athletic apenas generó peligro) para cerrar otra portería a cero de Valenzuela o un golazo para enmarcar de Andonova, desde unos 30 metros de distancia.

Objetivo prioritario cerrado

El equipo de María Pry, que no seguirá el próximo curso al frente del banquillo, cumplió ayer su objetivo prioritario para la 20/21: la clasificación para la próxima Champions. Podría decirse que ha sido una temporada de notable alto en Buñol; solo faltó el broche que pudo llegar en forma de trofeo, ese que se quedó a solo un paso al caer en las finales de la Supercopa de España o Copa de la Reina.

Pero en el ADN de las granotas está el superarse cada día. Pese a sendas decepciones, ellas siempre sacaron fuerzas para seguir y ayer lograron un hito en la historia del club. La felicidad del vestuario fue absoluta. «Ha sido un momento único, hemos ganado a un gran rival y hemos logrado el objetivo principal», manifestó Zornoza. «Teníamos un sueño y lo hemos conseguido», expresó Alharilla. «Es la guinda que nos faltaba, hemos peleado por dos títulos y nos metemos en la Champions. Temporada redonda», cerró Pry.