El gol de Mbappé a España en la final de la Liga de las Naciones fue ilegal con la norma en la mano. Y así lo han interpretado la inmensa mayoría de árbitros, especialistas y aficionados, que no dan crédito al fallo garrafal tanto del linier como del VAR. Una jugada similar ya ocurrió en un Celta - Levante.

El partido se encontraba en el minuto 42 y el marcador iba 0-0 cuando Aidoo mandó a Santi Mina un balón largo. Un defensa del Levante intenta despejar la pelota para cortar dicho pase, llegando a tocarla pero sin poder evitar que le llegara igualmente Mina igualmente, que se introduce en el área. Un zaguero termina haciéndole penalti al delantero gallego, señalándolo el colegiado como tal. El VAR decide intervenir para analizar el origen de la jugada, avisando al colegiado del error del linier y mostrando en cámaras que Santi Mina, como Mbappé, se encontraba adelantado en la jugada, anulando el posterior penalti. En dicha jugada se tiene en cuenta que el defensa granota toca el balón en su intento de despeje, pero tal y como marca la norma, hizo bien en anularlo.