Los pupilos comandados por Alessio Lisci se quitaron la pesada mochila de cinco encuentros sin lograr el triunfo de la mejor manera posible, en el feudo de uno de los clubes más potentes de la categoría en la que milita el filial y endosando una goleada que devuelve la confianza a un grupo de futbolistas que, además de un futuro prometedor, posee talento y mimbres para mirar hacia arriba.

Jorge Padilla, Álex Cerdá y Marc Pubill decantaron un encuentro que, según avanzó, el Atlético Levante se armó de valor para tutear a un Hércules desorientado y que está lejos de cumplir su objetivo de ascender de categoría. Además, el filial salió muy reforzado del Rico Pérez, ya que no ganaba desde la primera jornada. Un duelo que solo despertó sensaciones más que positivas. 

Durante los primeros treinta minutos, Jorge Padilla fue los que más insistió la portería defendida por Jesús Fernández, y tras recoger un rechace de Pubill, que fue el que cerró el encuentro poniendo el tercero en el marcador a través de un disparo lejano, abrió la lata para poner el choque hacia el lado azulgrana.

En un duelo en el que Pablo Picón sostuvo al equipo con sus paradas, Álex Cerdá también marcó (0-2) tras finalizar una sobresaliente jugada de su equipo.