El Levante tiene un nuevo objetivo en el mercado: Simon Deli. El central marfileño milita en el Adana Demirspor, con el que tiene contrato hasta 2024, y responde a un perfil más físico que el de los zagueros con los que cuenta Alessio Lisci en estos momentos. Además se trata de un jugador zurdo, una condición que interesa mucho en Orriols. Con 1,92 metros de altura, el africano se convertiría con creces en el futbolista con más estatura del equipo, superando el 1,87 de Nikola Vukcevic. Con este futbolista el club granota pretende reforzarse por arriba, ya que el juego aéreo le está penalizando duramente con una cantidad importante de goles en contra. A balón parado el equipo azulgrana ha encajado un total de nueve.

Deli no podría incorporarse inmediatamente a la disciplina azulgrana, puesto que está disputando la Copa África con Costa de Marfil. De hecho, esta tarde disputa los octavos de final contra la selección de Egipto. El central es titular indiscutible tanto en el Adana Demirspor como en su equipo nacional y disputó los tres partidos de la fase de grupos del torneo continental.

A sus 30 años, Simon Deli está ante a posibilidad de debutar en una de las grandes ligas europeas. La mayor parte de su carrera la desempeñó en el fútbol checo, donde defendió las camisetas del Pribram y el Slavia de Praga. También vistió la elástica del Club Brujas belga antes de recalar en Turquía el pasado verano a cambio de 200.000 euros. Donde sí tiene experiencia el marfileño es en las competiciones europeas, en las que acumula un buen bagaje de partidos y sabe lo que es enfrentarse a clubes españoles como el Villarreal o el Real Madrid. De hecho, participó en el meritorio empate a dos que cosechó el Club Brujas en el Santiago Bernabéu. Además, el africano ha actuado en defensas tanto de dos como de tres centrales y aporta opciones variadas a Alessio Lisci.

Fue precisamente durante su paso por Bélgica cuando la dirección deportiva le siguió. Aunque no ha sido la primera opción para Quico Catalán, los miembros que continúan en el club tras los despidos de noviembre lo han recomendado.

Continúa el baile

Con la entrada en escena de Simon Deli, el equipo granota se marca un nuevo objetivo para la defensa. A tan solo cinco días del cierre del mercado la prioridad sigue siendo un central y no son pocos los nombres que han estado sobre la mesa.

Esta semana se ha caído la opción de Álvaro González, uno de los hombres que más intensamente ha barajado fichar el Levante. El cántabro se ha echado atrás por la situación deportiva del equipo, que ya era delicada y se volvió aún más crítica con la derrota frente al Cádiz. En este aspecto, la opción de Deli tiene la ventaja de que el jugador no conoce LaLiga y la oportunidad es buena para él aunque el equipo esté cerca de la Segunda División.

Otros nombres que se han valorado en las oficinas del Ciutat han sido los de Nehuen Pérez, Matheus Dória o Strahinja Pavlovic, entre algunos más. Anteriormente, también habían estado sobre la mesa Alexander Callens y Matija Nastasic. Por otro lado, en forma de ofrecimientos llegaron los nombres de Dimitrios Siovas, Luis Abram, Martín Cáceres o Sidnei. Un caso muy curioso fue el de Milos Degenek. El australiano, ya jugador del Columbus Crew estadounidense, contó con una propuesta del Levante tras rescindir su contrato con el Estrella Roja. Lo curioso es que otro de los equipos que estuvieron en la pugna fue el Adana Demirspor, el club al que pertenece Deli. Ahora los destinos del equipo valenciano y el turco vuelven a cruzarse: el central tiene dos años más de contrato y debe resolver esa situación para llegar a Orriols.

Aunque el club quiere reforzar otras posiciones, el central es la prioridad. En la tabla de goles a favor el Levante es decimoquinto, pero en la de tantos en contra es líder destacado: 43 en 21 partidos, a una media de dos por encuentro. Son siete más que el Cádiz, el segundo más goleado. Con Simon Deli, el equipo de Alessio ganaría físico y centímetros para cerrar la brecha.