29 de diciembre de 2017
29.12.2017
PLANTILLA

Shaq tiene un nuevo estatus

El futbolista actualiza su situación dentro de la entidad

27.01.2018 | 12:00
Shaq tiene un nuevo estatus

La incipiente carrera de Shaq Moore es como un libro de aventuras. Está llena de idas y venidas. De peripecias que van moldeando su currículo y forjando su trayectoria, desde hace año medio escrita en clave granota. El yanqui, quien dio el salto el charco antes de la mayoría de edad, cual buscavidas, añade ahora a su historia un nuevo pasaporte y un nuevo estatus: ya no ocupa plaza de extracomunitario, una vez que ha obtenido la nacionalidad de Trinidad y Tobago.

Su padre es originario de esas islas caribeñas, lo que le ha permitido adquirir la condición de ciudadano de las mismas. Con esta, en virtud del tratado de Cotonou, ha dejado automáticamente de ser considerado extranjero en LaLiga Santander. Deja libre, por tanto, una de las tres plazas permitidas para posibles fichajes. Las otras dos las ocupan a día de hoy Lerma (Colombia) y Langerak (Australia).

Las gestiones han llevado meses, como es habitual en estos casos, y han coincidido con su debut con el primer equipo. Desde que el club anunciase, 12 de septiembre, que se convertía temporalmente en miembro de pleno derecho de la plantilla de Muñiz, Shaq ha ido adquiriendo protagonismo hasta llegar a hacerse con un puesto en el once. Solo en las dos últimas jornadas de 2017, coincidiendo con el anuncio de la llegada de Coke, ha perdido su sitio e incluso se ha caído de las convocatorias.

El lateral derecho estadounidense, con cuya selección sub-20 jugó el Mundial de la categoría, continúa en el día a día a las órdenes de Muñiz. Del mismo modo, conserva la ficha de jugador del filial, a la que quieren sacar partido en el club al menos hasta final de temporada. Su más que probable disminución de presencias en la elite, por la competencia de Pedro y sobre todo del vallecano, va a suponer su regreso a la realidad competitiva del Atlético Levante: siempre que el asturiano no le convoque, Paco López podrá echar mano de él en Tercera. Este ya lo había hecho en las dos primeras jornadas del grupo VI, ante Alzira e Ilicitano, al que incluso le había marcado un gol.

La lesión muscular de Iván López en el Bernabéu le abrió las puertas del primer equipo y le apartó a última hora de un partido ante el Buñol. Con la posterior rotura de ligamentos del cuarto capitán, a mediados de octubre, su condición de miembro de la plantilla se prolongó automáticamente y comenzó a hacerse realidad sobre el césped. Al tiempo que el Levante contrató a Dalmau para cubrir su vacío en el filial, él se estrenó en Copa ante el Girona, donde fue titular. Poco después lo hizo en LaLiga Santander en Ipurua. El 19 de noviembre llegaría su estreno en un once liguero, con doble éxito (individual y grupal) en Las Palmas.


Ascenso antes que cesión

El propio Shaq, concentrado desde ayer en Oliva con el primer equipo, está al corriente de lo que le espera en los próximos meses. Subirá y bajará en función de las necesidades libremente, al no afectarle ya la limitación de extracomunitarios; dispondrá de minutos suficientes para no cortar su progresión. El yanqui está por la labor de ayudar al filial a ascender y no contempla su salida a préstamo en este mercado invernal. Encontrar un equipo de LaLiga 1|2|3 que le asegura continuidad es complicado; y para estar en Segunda B, donde ya militó el año pasado con el Atlético Levante, todas las partes prefieren dejar las cosas como están.

La entidad granota premió hace tres semanas al lateral de 21 años, quien en España ya había pasado por las filas de Huracán Valencia y el segundo equipo del Oviedo, con una ampliación y mejora de contrato. Ahora está amarrado hasta 2020 (o que resta de esta temporada y la que viene, a priori, con ficha del Atlético Levante), más dos años extra opcionales. De esta forma, Shaq se ha convertido en el único lateral derecho con contrato en vigor más allá de junio: Pedro queda libre y Coke está cedido por el Schalke.

Drafteado por Atlanta en la MLS

Los derechos del lateral en la Major Soccer League pertenecen a Atlanta United, una de las últimas franquicias en sumarse a la máxima competición de su país natal. Al igual que en la NBA, los equipos de la MLS escogen (por un orden preestablecido) entre aquellos jugadores que no han militado nunca en la liga y se han declarado elegibles de cara a su hipotética presencia futura en la misma. De querer probar en el fútbol profesional en Estados Unidos, la franquicia de Georgia marcaría su destino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine