26 de enero de 2021
26.01.2021
Superdeporte
COPA DEL REY
Valladolid24Levante

Bardhi desempolva su fusil

Arrolladora victoria del Levante para pasar a cuartos en un partido que dominó de punta a punta pese a sus imperfecciones defensivas

26.01.2021 | 22:02

Habría servido igual haciéndolo a hurtadillas, pero sabe mejor que el Levante se haya metido en los cuartos de final de la Copa por la puerta grande. Marcó cuatro goles, uno de ellos especialmente brillante, el que se apuntó Bardhi de falta, la primera en más de dos años. Y pudieron ser más. Roberto salvó al Valladolid de un castigo mucho peor y solo por culpa del imperfecto lado defensivo que tienen los de Paco López se pasó por algún que otro apuro. Sergio estaba a dos goles de distancia cuando quiso reaccionar después de la sobrada de haber cantado media alineación en la previa. Aunque Weissman recortó distancias, a Morales no le pasó factura la eternidad que tardó en decidirse el VAR y evitó cualquier complicación marcando de penalti el 2-4.

Después de varios años encadenando trivialidades, los granotas volverán a jugar unos cuartos de final, última eliminatoria a partido único de un torneo que no está siendo ningún marrón. Volvió a demostrarse en Zorrilla, donde con un once reconocible y rotaciones controladas, el equipo granota engrasó a bastantes futbolistas y aun así fue amo y señor en el campo, lo que habla bien tanto de la plantilla como de la gestión de los recursos.

Salvo a unos cuantos titulares, el Levante puso todo lo demás, fundamentalmente el juego, las ocasiones y los goles. Sin desplegar un gran fútbol pero con ratos arrolladores, lo raro fue que el marcador no fuese más claro. Estuvieron muy cerca de ampliarlo Son y Rochina. Y pudieron haber hecho doblete Coke y Malsa, el primero de cabeza y el segundo con un disparo al poste. Fue la consecuencia de un planteamiento con el que se superó el atasco del último día. Doble lateral por el sitio de De Frutos y Rochina y Bardhi para desatascar los pasillos interiores.



El Valladolid inquietó poco a Dani Cárdenas, muy bien plantado. Aunque se encontraron con dos goles, los pucelanos solo fueron capaces de descontrolar el partido, a buenas horas, con el cambio de Orellana y Weissman. Un movimiento rápidamente contrarrestado con la entrada de Morales y Dani Gómez. Jueguen titulares o suplentes, una de las características que siguen definiendo al Levante es su facilidad para ver puerta.

A los granotas, que llegaron más y mejor, les alcanzó el fútbol para ganar, aunque dos años después no estuvo de más recordar que Bardhi sigue siendo un recurso de falta. Con cierto reparo todavía al cuerpo a cuerpo, el macedonio cambió de registro a balón parado. En lugar del típico disparo con rosca que una y otra vez no llegaba a palos sorprendió con uno raso, decisión que no pareció improvisada sino producto del estudio. El balón se coló por debajo de la barrera, justo por donde quería, esa zona desguarnecida cuando saltan los jugadores y que deja al portero vendido. No tomó precauciones Sergio, sin orden de que nadie se se tumbase detrás de la barrera.

Se le pareció, pero la victoria no fue coser y cantar. Por el camino el Levante se rehizo de un primer gol tan evitable como el segundo. Primero por culpa de una fuga de Vezo que entre Postigo y Toño no se aclararon a sellar. Y después porque otra vez el portugués midió mal por arriba. Sin embargo, ni el empate se hizo de rogar ni tampoco la remontada. Fue, antes del descanso, gracias a Malsa, que venía con ganas después de un remate al poste. El de Martinica, tan atinado en el área como inquieto con el balón, estuvo listo.

Una cesión atrás de Villarrasa se quedó corta y tras esprintar a por el balón aseguró el recorte sobre el portero. Un gol a placer que tuvo continuidad con el de Coke ya en la segunda parte. El lateral maniobró como un nueve para rebañar al borde del fuera de juego el rechace de un cabezazo de Sergio Postigo. El gol tocó el orgullo del Valladolid, pero era tarde para reponerse del golpe. Con la patada de Alcaraz a Postigo, pese a lo mucho que se lo repensaron los del VAR, las cosas ya no se movieron de su sitio, que es lo que tocaba.

- VÍDEO RESUMEN -


- FICHA TÉCNICA -

2 - Real Valladolid: Roberto Jiménez; Hervías, Luis Pérez, Joaquín (Alcaraz, m.46), Vilarrasa; Toni Villa (Guardiola, m.63), Roque Mesa, Kike Pérez (Oriol Rey, m.80), Waldo (Orellana, m.63); Zalazar, Sergio Benito (Weissman, m.63).
4 - Levante UD: Cárdenas; Coke (Clerc, m.81), Postigo, Vezo, Toño (Óscar Duarte, m.81); Malsa, Bardhi (Radoja, m.55); Son, Melero, Rochina (Morales, m.67); Sergio León (Dani Gómez, m.67).
Goles: 1-0, m.13: Toni Villa. 1-1, m.22: Bardhi. 1-2, m.45: Malsa. 1-3, m.58: Coke. 2-3, m.65: Weissman. 2-4, m.79: Morales, de penalti.
Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité madrileño). Mostró cartulina amarilla a Orellana (m.73) y Alcaraz (m.84), del Real Valladolid.
Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final de Copa del Rey disputado en el estadio José Zorrilla. 

- ESTADÍSTICAS Y NOTAS -



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook