A sus 35 años, Leo Messi afronta el Mundial de Qatar con la sensación de que puede ser su última oportunidad para levantar el trofeo de la Copa del Mundo con la selección argentina. Ya estuvo a punto de hacerlo en 2014 llegando a la final y una victoria en este Mundial le elevaría hasta lo más alto de las leyendas de la selección albiceleste.

En una entrevista concedida a su excompañero en la selección y amigo Ezequiel Lavezzi para la Conmebol, Messi afirmó que no le quedan muchos años de fútbol por delante: "Amo jugarlo y disfruto de eso, lo único que hice toda la vida es jugar al fútbol y seguro esté relacionado, aunque no se en qué. No creo que juegue mucho más”.

Messi también recordó los duros momentos que vivieron en la selección después de la derrota en la final del Mundial de 2014: "Fue muy injusto todo con la generación que perdió las finales, más allá de no haber podido ganar, hizo todo el recorrido, todo el camino. La gente disfrutó mucho el Mundial 2014, del primer al último día y fue injusto porque traspasó lo futbolístico, los comentarios ya eran dañinos y hasta les hicieron daño a nuestras familias".

Argentina, derrotada tras la final del Mundial 2014 EFE

Los candidatos al Mundial

Messi también habló sobre los principales favoritos a alzarse con la Copa del Mundo: "Siempre son los mismos. Hay algunas sorpresas, pero en general los grandes son los candidatos. Brasil, Francia, Inglaterra hoy están un poco por encima de los demás, pero en un Mundial cualquier cosa puede pasar".

¿Retirada en Argentina?

Lavezzi también le preguntó sobre la posibilidad de acabar su carrera en Argentina, concretamente en el club de sus amores, Newells Old Boys: "Fue un sueño que tuve siempre de chiquito, de poder jugar en el fútbol argentino, que iba a la cancha y quería estar ahí. Pero hoy depende de muchísimas cosas, tengo mi familia, tres hijos, acabo de tener un cambio muy grande en mi vida que me costó muchísimo a mí y a toda mi familia. Hoy lo superé y nos sentimos espectaculares".