El Mundial de Edinson Cavani y Uruguay ha terminado. Inmersos en el Grupo H junto a Portugal, Ghana y la Corea del Sur de Kangin Lee, el combinado celeste dice adiós a la Copa del Mundo de forma prematura a pesar de lograr los mismos puntos, cuatro, que el conjunto asiático, que accede a los octavos de final.

Una eliminación cargada de drama

El drama, fiel compañero de la selección uruguaya, no ha querido perderse la cita. Y es que el combinado que dirige Diego Alonso ha estado clasificado para los octavos de final gran parte de la tarde.

Uruguay necesitaba ganar y que Corea del Sur no lo hiciera. En caso de victoria asiática, los celestes necesitaban remontar la diferencia de goles con Corea del Sur, que antes del inicio de los partidos era de (-2) para Uruguay y (-1) para Corea. En caso de empatar en este criterio, que es lo que a la postre ha terminado pasando, el pase a octavos se decidiría por goles anotados.

Uruguay se ha adelantado pronto en el marcador gracias a los goles de Giorgian de Arrascaeta en los minutos 26 y 32. Además, las noticias que llegaban desde el Education City Stadium donde se disputaba el Corea del Sur - Portugal eran positivas: pues Ricardo Horta anotaba el gol luso a los cinco minutos.

A pesar del empate coreano en el minuto 27, obra de Young-Gwon Kim, Uruguay ha estado clasificada para la siguiente fase hasta el minuto 91, cuando el delantero de los Wolves Hwang Hee-Chan ha remontado el encuentro.

En este momento la ansiedad y los nervios se han apoderado de Uruguay, que solo necesitaba un gol para pasar. El rostro de desesperación de Luis Suárez lo decía todo, que contemplaba desde el banquillo como su selección era incapaz de anotar.

Finalmente, el colegiado ha decretado el final del partido con el que la selección celeste se despide del que posiblemente haya sido el último Mundial de la dupla Suárez - Cavani.