La bronquiolitis es una infección respiratoria producida por virus que provocan la inflamación de los bronquios y los bronquiolos, que son los conductos más pequeños por los que circula el aire dentro del pulmón.

Se trata de la primera infección que se produce en las vías respiratorias del niño. Siempre se produce cuando el niño es menor de 2 años y solo se padece una vez.

Posteriormente puede haber otras infecciones pulmonares en las que los niños tienen también problemas para respirar y sonidos pulmonares, pero ya no son bronquiolitis.

Es una infección vírica que se manifiesta con dificultad para respirar y, en muchas ocasiones, con "pitos" en el pecho.

Los primeros síntomas con los que se inicia la bronquiolitis son los propios de un resfriado común: tos y mucosidad nasal.

Generalmente, es una enfermedad que cursa de forma leve, aunque hay casos en los que la bronquiolitis puede complicarse con problemas para respirar y puede hacer necesaria la hospitalización.

¿Tiene tratamiento?

En la mayoría de los casos el niño mejora en las dos primeras semanas (aunque puede durar hasta tres semanas) con cuidados en casa y con un tratamiento para paliar los síntomas propios de la bronquiolitis, como la fiebre, la tos y la congestión nasal.

Como explica la doctora Raquel Jiménez, jefa de la Sección de Pediatría del Hospital Niño Jesús de Madrid,:

  • La bronquiolitis no tiene tratamiento. Ninguno. 

De hecho, se ha observado que los broncodilatadores, como el famoso salbutamol, no son efectivos para paliar los síntomas de esta patología. En cambio, cuando hay una bronquitis este tratamiento inhalatorio si es efectivo.

Para los padres, que ven a sus bebés de pocos meses de vida con dificultades para respirar, es difícil asumir que la bronquiolitis no tiene tratamiento.

Cuando la dificultad respiratoria es muy aguda, lo único que pueden hacer los pediatras es darles un soporte para ayudarles a respirar mejor. Nada más.

Archivo - Bebé recién nacido. EUROPA PRESS - Archivo

Lavar la nariz con suero fisiológico en caso de que haya un exceso de mucosidad, ponerle en una posición semi incorporada, que el bebé haga las tomas con más frecuencia y menos cantidad, son algunas de las recomendaciones que los pediatras dan a los padres para favorecer la respiración del bebé.

En el caso de un agravamiento de los síntomas, que afortunadamente se produce en pocos casos, se les ayuda con oxígeno. Pero siempre la enfermedad la superan los niños por sí solos, sin ningún fármaco que les ayude más allá de analgésicos que les reduzcan la fiebre y les quiten el malestar

La bronquiolitis está causando un colapso en las urgencias

La Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) ha mostrado su "preocupación e incertidumbre por el incremento inesperado del volumen asistencial en las urgencias pediátricas" en toda España en los últimos meses.

Una situación que, aseguran, provoca que en algunas urgencias se está atendiendo hasta un 40% más de casos que en la época anterior a la pandemia.

Y es que la situación descrita está teniendo como efecto un llamativo retraso en la atención de los pacientes de las unidades de Urgencias Pediátricas de España, tanto debido a problemas de personal como de espacio en las propias unidades de observación.

Y sin duda, esto puede "afectar a la atención de calidad y a la seguridad de nuestros pacientes".

¿Qué es la bronquiolitis?

Hablamos de una patología infantil, en concreto, una enfermedad que sólo afecta a los menores de 2 años. 

El virus respiratorio sincitial (VRS) es el principal causante de las bronquiolitis entre los lactantes, hasta en el 75% de los casos.

Sin embargo, hay otros virus que también causan esta patología. Son los diferentes miembros del grupo de los rinovirus:

  • Bocavirus humano
  • Metapneumovirus humano
  • Los virus de la gripe
  • Los virus parainfluenza. 

¿Qué se debe hacer en casa?

Las recetas de la Sociedad Española de urgencias Pediátricas (SEUP) son útiles, prácticas y sencillas de seguir:

  • Lo primero que se debe hacer ante un caso confirmado de bronquiolitis es mantener al niño algo incorporado para que le ayude a respirar mejor.
  • Se deben realizar lavados nasales con suero fisiológico, de forma frecuente, y preferiblemente antes de comer.
  • Además, las tomas de alimentos deben ser más pequeñas y más a menudo, para que el menor no se fatigue.
  • Y, por supuesto, evitar ambientes con humo.

Las bronquiolitis causadas por rinovirus implican mayor riesgo de asma drazen_zigic

¿Cuándo se debe acudir a urgencias?

Si el niño presenta los siguientes síntomas, se debe consultar en un servicio médico de urgencias.

  • Mal estado general.
  • Irritabilidad.
  • Adormilado.
  • Falta de apetito.
  • Si respira cada vez más deprisa y se le marcan las costillas.
  • Si se pone morado o pálido.

¿Cuándo se debe acudir a urgencias ante un caso de bronquiolitis? Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP)

Bronquiolitis, una infección muy frecuente

Las coinfecciones virales, con identificación de dos o más virus respiratorios simultáneamente, son relativamente frecuentes en los pacientes con bronquiolitis, detectándose entre el 10 y el 40% de los casos en lactantes hospitalizados.

Pues bien, según un estudio desarrollado por un equipo del área de Enfermedades Infecciosas del CIBER (CIBERINFEC) y de los Hospitales Severo Ochoa y La Paz de Madrid:

  • Las enfermedades respiratorias en niños de entre 7 y 9 años que hayan sufrido una bronquiolitis grave en su primera infancia, es significativamente mayor si esa bronquiolitis ha sido causada por rinovirus (HRV) o por varios virus que actúen simultáneamente. 
  • En cambio, este fenómeno es menos frecuente cuando la bronquiolitis ha sido provocada por el virus respiratorio sincitial. 

El estudio, publicado la revista Scientific Reports, demuestra que las infecciones por HRV (Rhinovirus) y las coinfecciones virales no solo suponen un mayor riesgo de sufrir asma a los 7-9 años, sino que, en estos casos, el asma es más grave y tiene peor evolución la función pulmonar. 

Bronquiolitis grave, factor de riesgo para el asma

Es bien sabido que los lactantes que padecen bronquiolitis grave tienen un mayor riesgo de desarrollar asma durante la infancia.

Antes de que se describiera la alta frecuencia de detección de rinovirus en la bronquiolitis, se pensaba que la infección viral asociada a VRS (virus respiratorio sincitial) era prácticamente la única que parecía predisponer al desarrollo de asma en la infancia. 

Sin embargo, en las últimas décadas, los virus del grupo de los HRV se han reconocido gradualmente como patógenos importantes no solo en la bronquiolitis del lactante y en las exacerbaciones asmáticas, sino también en la inducción o desarrollo de asma tras una infección respiratoria en los primeros meses de la vida. 

De hecho, actualmente se considera que la bronquiolitis asociada a HRV es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de asma en la edad escolar. 

Y también las infecciones tempranas por otros virus respiratorios, además de virus respiratorio sincitial y rinovirus, se han asociado con un mayor riesgo de desarrollar asma en estas edades, como recoge una investigación.

  • El objetivo del estudio fue evaluar la función pulmonar y la aparición de alergia y asma en niños de entre 7 y 9 años, previamente hospitalizados por bronquiolitis, comparando los que habían tenido infección asociada a coinfección viral frente con los que habían sufrido bronquiolitis causada por una infección viral única (por HRV o por virus respiratorio sincitial). 

Para ello, se incluyeron datos de un total de 181 pacientes con edad actual de 7-9 años y con antecedente de ingreso en el Hospital Universitario Severo Ochoa (Leganés - Madrid), de los que 141 habían presentado infección por un único virus respiratorio y 40 habían presentado coinfecciones virales.

Riesgo de asma, alergias y peor función pulmonar

Como explica la doctora Cristina Calvo, investigadora del CIBERINFEC, del Hospital Universitario La Paz, y una de las coordinadoras del estudio:

  • "En este trabajo informamos, por primera vez, que los niños hospitalizados por bronquiolitis asociada únicamente a HRV presentan unos valores de función pulmonar significativamente peores a los 7-9 años que los ingresados por bronquiolitis con coinfección viral o con infección única por RSV".

Y como detalla la doctora Mª Luz García, también investigadora del CIBERINFEC y del Hospital Severo Ochoa, donde se realizó el seguimiento de los pacientes:

  • "En cuanto a la rinitis alérgica, los resultados mostraron una prevalencia global de rinitis alérgica del 34% en niños previamente hospitalizados por bronquiolitis, cifra claramente superior a la observada en niños escolares en estudios poblacionales, datos que sugieren que existe una asociación entre la bronquiolitis en la infancia y la rinitis alérgica".

El estudio también describió diferentes prevalencias de rinitis alérgica dependiendo del tipo de virus causante de la bronquiolitis aguda.

  • Los casos de infecciones por rinovirus presentan la tasa más alta de rinitis alérgica (52%)
  • Los procesos en dónde se detectaron virus respiratorio sincitial único (31%)
  • Procesos con coinfecciones (17%). 

Por otro lado, en esta investigación no se encontró asociación entre estas infecciones respiratorias y la dermatitis atópica, pero sí confirmó una mayor frecuencia de reacciones alérgicas.

La coinfección con varios virus también aumenta el riesgo de asma

Al relacionar las causas de las bronquiolitis con el riesgo de asma:

"La probabilidad de desarrollar asma a los 7-9 años era casi el doble en niños con coinfección (31%) que en aquellos con infección de un único virus independientemente de los dos virus estudiados (18%), siendo la coinfección viral un riesgo independiente de asma actual en edad escolar". 

En concreto, la frecuencia de asma en niños con infección única por virus respiratorio sincitial único fue 5 veces menor que en niños con coinfección y 4 veces menor que en niños con infección única por rinovirus. 

  • "Nuestros datos sugieren que la bronquiolitis asociada con coinfección viral o infección por HRV se asocia con un riesgo significativamente mayor, no solo de asma, sino también de asma más grave", detalla la investigadora.

“En resumen, la morbilidad respiratoria a los 7-9 años tras la bronquiolitis grave asociada a coinfección viral o infección única por HRV es significativamente mayor que tras bronquiolitis por VRS como infección única”. 

Por tanto, “la identificación y el seguimiento de los lactantes de corta edad, hospitalizados con coinfecciones virales y bronquiolitis por rinovirus es crucial para indicar estrategias terapéuticas y de prevención que mejoren su evolución respiratoria”, concluye la doctora Calvo.