El director de la Copa Davis, David Ferrer, afirmó este viernes que la fase final de esta competición que se celebra del 22 al 27 de noviembre en Málaga es "una fiesta del tenis" a la que España llega con un "grandísimo equipo" y "muy equilibrado" pese a que la baja de Carlos Alcaraz "condiciona".

El extenista y campeón de la Ensaladera con España dijo en la presentación de esta fase final que ve peligrosa a Croacia, que se enfrentará a la Armada en cuartos, y también advirtió del equipo "completo" que ha formado Estados Unidos y del "grandísimo nivel" que demostró en la última cita en Valencia la selección de Canadá.

Una de las claves para España será su capacidad de competir en el dobles, ha destacado el alicantino Ferrer, pues "España tiene mucho nivel ahí", aunque ha lamentado la baja del número uno del mundo, Carlos Alcaraz, algo que se hará notar en los partidos individuales.

Como director de la Copa Davis, ha manifestado que está "contento por la acogida", aunque "siempre hay nervios" en los días previos de un torneo donde "veremos a los mejores jugadores del mundo es una experiencia increíble".

En el acto de presentación, celebrado en el Ayuntamiento de Málaga, estuvieron los jugadores Pablo Carreño y Albert Ramos en representación del equipo español capitaneado por Sergi Bruguera.

Carreño: "Tenemos suerte de tener un equipo muy completo"

"La Copa Davis siempre apetece jugarla", ha apuntado Carreño, que en el clasificatorio de València no pudo estar por lesión: "Tenemos suerte de tener un equipo muy completo y me dieron la opción de estar aquí", dijo.

Espera que los cinco integrantes del equipo se sientan "bien" en los entrenamientos próximos -siendo el del domingo a puerta abierta en el Carpena-, pues desea que no haya bajas porque "con la de Carlos Alcaraz ya es suficiente".

Por su parte, Albert Ramos ha mostrado su alegría por "poder vivir esta experiencia" por primera vez y sabe que deben prepararse "al máximo para, por qué no, ganar la Ensaladera".

Para Carreño, Croacia es de los equipos más peligrosos, pero defiende que España es un equipo "muy compensado tanto en individuales como dobles" y, como ha añadido Ramos, "serán partidos igualados y puede pasar de todo".

El acto ha contado con la presencia de la mayoría de las personalidades políticas del deporte a nivel local, provincial y regional, como el consejero de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Arturo Bernal, el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado o el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Bernal ha calificado la disputa de este torneo como "el evento más importante y de mayor impacto en Málaga desde el Mundial de España de 1982" y cuyo formato es ahora "mucho más espectacular" que antes.

Salado, en su intervención, ha subrayado que la Copa Davis pondrá a Málaga "en el disparadero mundial del deporte de élite", ha recordado a la figura de Manolo Santana y también se ha acordado del tenista malagueño Alejandro Davidovich, del que ha dicho que le "hubiera gustado que estuviera convocado".

"Que seamos la capital mundial del tenis es importante para Málaga, Andalucía y España", ha apostillado De la Torre, que ha asegurado que "ya es un éxito que se celebre", pero lo será más si España logra alzarse con la Ensaladera en la final del domingo 27 en el Carpena.