Volvió el fútbol a Mestalla y volvieron los cánticos de protesta a Meriton. La afición que acudió al Trofeo Naranja no tardó ni un minuto de partido en pedir la marcha del club del máximo accionista Peter Lim y el presidente Anil Murthy a grito de "¡Peter, vete ya!" y "¡Anil, canalla, fuera de Mestalla!". Y eso que el ambiente en el estadio era festivo como tradicionalmente acostumbra todos los veranos en el Taronja. 

Hubo protestas, pero también aplausos. La ovación de la noche se la llevó el entrenador José Bordalás. El valencianismo aplaudió a rabiar cuando sonó el nombre del entrenador por la megafonía del estadio. A falta de fichajes, el técnico alicantino es la estrella. Es la esperanza. El público también aplaudió con fuerza al capitán José Luis Gayà. 

Aunque los primeros aplausos de la tarde llegaron para homenajear a ilustres valencianistas que nos dejaron el año pasado como Juan Cruz Sol, Abelardo, Paco Brines, José Vicente Cuxart, Vicente Iborra, Alberto Arnal, José Manuel Reina y el mítico pilotari Paco Cabanes ‘El Genovés’ por el que se guardó un minuto de silencio con un ramo de flores y una camiseta con su nombre en su honor junto a la estatuta a Vicente Navarro. 

Igual de emocionante fue el recuerdo a Españeta. El Taronja era su noche del utillero todos los veranos. Fichara a quien fichara el Valencia. La ovación más grande siempre era para él. La afición coreó su nombre en su honor mientras las imágenes de Bernardo y del resto de fallecidos se proyectaba en el videomarcador.  

La música la puso el Centre Artístic Musical de Moncada, la banda encargada de tocar antes del partido el himno del Valencia y el regional, esta vez sin castillos artificiales como era una tradición en Mestalla cada verano, pero con la misma emoción de siempre. 

Otro de los grandes momentos de la tarde llegó con el reconocimiento a los sanitarios. Los jugadores se hicieron una foto de familia con los gerentes de los hospitales La Fe, Hospital Clínico, Hospital General, Hospital Doctor Peset, Hospital Arnau de Vilanova e IMED como homenaje a un colectivo que ha luchado en primera línea contra el COVID-19.