Valencia CF y Levante UD rechazan ser BIC y entorpecen el plan para desalojar a Lim

Ambos clubes piden a Conselleria que deniegue la solicitud presentada por el ayuntamiento de València a instancias de Libertad VCF

La declaración de Bien inmaterial es una fórmula legal articulada por la administración para forzar al empresario de Singapur a vender sus acciones

Protesta de aficionados de Valencia CF contra Peter Lim.

Protesta de aficionados de Valencia CF contra Peter Lim. / EDU RIPOLL

José Miguel Vigara

Tanto el Valencia CF como el Levante UD, en sendos escritos planteados ante la Conselleria de Cultura, han solicitado a la administración autonómica que rechace la petición iniciada por el Ayuntamiento de València para declarar Bien de Interés Cultural a ambos equipos, en la modalidad de bien inmaterial.

Esta fue una medida que propuso Libertad VCF a los grupos municipales del Ayuntamiento de València, que le dieron su aprobación como un instrumento legal, a largo plazo, que pudiera permitir a la administración autonómica desalojar legalmente al máximo accionista Peter Lim del club de Mestalla. Esto es, forzarlo a vender si una vez declarado BIC, dejaba deteriorarse el club tanto que entonces la Generalitat podía intervenirlo administrativamente para preservar el bien.

Ahora, los propios clubes han rechazado de plano esta posibilidad y le solicitan a la Conselleria que no siga adelante con el procedimiento instado por el consistorio a petición de Libertad VCF y con el asesoramiento de UVA Mestalla. En su momento, Compromís y PSPV presentaron una moción en el pleno del Ayuntamiento de València que se aprobó con los votos también de PP, Vox y Ciudadanos, esto es, por unanimidad de la corporación municipal, para solicitar a Cultura que declare BIC al VCF y al LUD. Todos los concejales explicaron que su meta final con esta maniobra era presionar a Lim para que se marche.

Ambos clubes basan su negativa a ser elevados a la condición de BIC en argumentos similares que tienen que ver con que tanto Levante UD como Valencia CF son empresas privadas hoy, sociedades anónimas movidas por un interés mercantil, más allá del innegable valor sentimental que tienen para sus aficionados y para la sociedad valenciana.

El Valencia CF ha presentado un escrito de alegaciones muy extenso en el que argumenta también que tanto Libertad VCF como el colectivo Últimes Vesprades a Mestalla, que apoya esta solicitud de BIC, persiguen con esta declaración que Meriton «abandone el accionariado de la Sociedad». «Es evidente -afirma el escrito del director general Javier Solís-, ... que tanto la postura de la Asociación, quien ha instado la solicitud de patrimonialización de la Sociedad, como la de UVA Mestalla, encargada de elaborar la Ficha de Inventario que pretende respaldar la solicitud, es completamente parcial y está sesgada por los deseos de ambas entidades por conseguir que Meriton abandone el accionariado de la Sociedad». Respecto al Levante UD, el escrito del secretario de la entidad granota Jorge Francisco Lucas argumenta que las sociedades anónimas deportivas no están incluidas en los preceptos de la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano.  Y quizá más relevante, el Levante UD argumenta que declarar BIC a la entidad de Orriols «no representa la voluntad de los accionistas del Levante». Más bien, esta petición de BIC es «claramente una iniciativa hecha a medida del Valencia CF, habida cuenta de la convulsa situación que atraviesa, y en la que se ha incluido al LUD por mera similitud deportiva pero sin que exista la más mínima justificación accionarial al encontrarse el capital del accionariado en manos valencianas».

Por su parte, la portavoz Papi Robles y el concejal Pere Fuset, de Compromís, instaron ayer a la alcaldesa María José Catalá «a no abandonar el expediente para declarar BIC a los dos clubes de fútbol de nuestra ciudad, València CF y Levante UD». El objetivo de esta declaración es «proteger todo el valor cultural de los clubes e impedir que el propietario de turno pueda cambiar el nombre de los equipos, del estadio, sus colores corporativos, los de la equipación o, incluso, cambiar el escudo o el himno, como ya ha ocurrido en distintas entidades de todo el mundo», señalan fuentes de la formación valencianista.

Fuset explicó que Compromís, «desde un inicio ha querido devolver ambos clubes de fútbol a manos de sus aficiones, ante un modelo de fútbol moderno que los convierte en empresas sin alma únicamente enfocadas a la obtención de beneficios». Fuset recordó que Compromís impulsó en el pleno esta fórmula para forzar la marcha de Lim. Robles acusó a Catalá de «ocultar» la respuesta de VCF y LUD a Cultura y lamentó que solo miren por sus «intereses mercantiles».