11 de septiembre de 2013
11.09.2013
JUGADOR GLOVAL

El Valencia se plantea blindar a Carles Gil

Tiene una cláusula de ocho millones y el Valencia está atento a su progresión, como otros muchos equipos

11.09.2013 | 20:08
El Valencia se plantea blindar a Carles Gil

El crecimiento de Carles Gil en Elche y su proyección vann a acelerar la operación blindaje. Hablando de grandes pasarelas, tres partidos en Primera le han servido para ganarse la llamada de Julen Lopetegui. El pasado lunes debutó con la selección española Sub´21 en Logroño, colocando su nombre entre jugadores como Morata, Jesé, Óliver Torres, Deulofeu, Jordi Amat, Muniain, Suso, Sotres o Rubén Pardo. Una generación espléndida cuyos pasos son seguidos muy de cerca por las secretarías técnicas de toda Europa. Otro paso más en su ascendente escalera. Nada más conocer la convocatoria de la Federación, Braulio y Amadeo Salvo le llamaron para felicitarlo y no fue un gesto de cara a la galería. La apuesta por Carles Gil no es nueva. De hecho, Braulio decidió renovarlo hasta 2016 con una cláusula de ocho millones antes de prestarlo al Elche. Una cesión que se ha tornado en un acierto total y que recuerda el camino que en su día emprendió David Silva: primer escalón en el Eibar y segundo en el Celta de Primera antes de volver. Por estilo, por zurda y por versatilidad, la comparación con el canario surge de manera natural. Gil está recorriendo el mismo trayecto.

Mestalla supone un sueño y una ilusión para Carles Gil, aunque por el momento su cabeza sólo está en pelear como franjiverde y seguir disfrutanto del fútbol en el Martínez Valero. Paso a paso. Pero en el contexto deportivo que se mueve el equipo en la actualidad y si continúa creciendo en Primera División, todo hace pensar que será futbolista del primer equipo para el curso 2014/15. La idea es que se incorpore estando atado, porque lo que hoy es un dineral, los ocho millones de su cláusula, mañana puede ser una ganga. La dirección deportiva no va a arriesgar con la promoción de un jugador que se puede marchar por ocho millones de euros. Fede sirve como ejemplo, una vez a las órdenes de Djukic se le ha puesto 20 millones de rescisión como medida disuasoria. La decisión de blindarlo es firme: el club sabe que tendrá que mejorar su contrato y las partes están en sintonía. Antes o después, debe haber renovación.

Avisos inquietantes
La temporada pasada, Carles marcó la diferencia en un Elche brillante en su regreso a Primera. El altavoz de la división de plata llega hasta donde llega, pero los ecos de su calidad le valieron para llamar la atención del Málaga de Pellegrini „lo pretendió como recambio de Isco„ y del Manchester City. La propuesta del club inglés no llegó a las oficinas, pero hubo un sondeo formal e interés de Txiki Begiristain. El jugador quería garantías de continuidad y dio prioridad al sueño de jugar en el Valencia, aunque la reunión en un centro comercial de Valencia se produjo. Ponían tres millones, cantidad por la que no hubiera sido vendido. También el Barça pretendió cerrar su fichaje con la fórmula con la que captó a Kiko Femenía o recientemente acordó con Denis Suárez; ficha en el filial con salto al primer equipo en el contrato. Tampoco cuajó, pero fueron tres avisos, todos inquietantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook