06 de julio de 2018
06.07.2018
MERCADO DE FICHAJES

Bentancur refuerza a Longoria

Para la Juventus firmó a uno de los mejores jóvenes del Mundial

06.07.2018 | 14:52
Bentancur refuerza a Longoria

Pablo Longoria tiene la confianza de Marcelino y Mateu Alemany, también el apoyo de la propiedad para apostar. Los dos primeros movimientos de mercado del Valencia –en lo que ha fichajes se refiere y sin contar a Kondogbia– han significado la llegada de Uros Racic y Mouctar Diakhaby, dos jóvenes proyectos; cada uno en su escalafón. Los dos se mezclarán con la base actual y con una campaña de objetivos que también comprende a futbolistas con enorme recorrido como Kevin Gameiro o Daniel Wass.

El club considera que está en condiciones de asumir riesgo, conscientes de la especialidad de Longoria en el sector. Su trayectoria incluye referencias de éxito: para la Juve firmó a Rodrigo Bentancur, uno de los jóvenes que mejor rendimiento está marcando en el Mundial de Rusia. El uruguayo es una de las revelaciones. El trabajo del ojeador valencianista fue definitivo para que el campeón italiano cerrase su incorporación (llegó antes y llegó mejor), batiendo en la carrera a adversarios como el Madrid. También lo fueron sus informes. Longoria hizo seguimiento, viajó a Argentina, habló con el futbolista, analizó su forma de ser, su forma de trabajar, su entorno... Una temporada después de su llegada a la Juventus, los 10 millones invertidos se considerán una ganga a razón de su juego, su potencial y de su estatus en Uruguay.


Bentancur es un modelo activo; refuerza el valor de Longoria y su olfato. Su visión encaja con la perspectiva que traslada Alemany. Firmar un Racic, un Diakhaby o Bentancur no es sencillo. Todos los clubes han entrado a ese mercado buscando calidad y juventud con la intención de obtener rendimiento deportivo y económico. «Es lo más difícil», insistió Mateu.


La confianza de Tabárez

En un marco de exigencia tremendo, Bentancur (21 añitos) está ofreciendo un rendimiento importante. En Uruguay, sólo José María Giménez, Cavani, Diego Godín y Luis Suárez están marcando un valor estadístico superior. Es el tercer charrúa en promedio de pases, está entre los cinco más precisos y ha dejado una asistencia. Para el sector de la crítica que le etiqueta de pecho frío, está entre los cinco mejores en entradas, lo mismo en interceptaciones, aunque no es un jugador defensivo. Bentancur es un interior –moderno– de manual. Tiene el físico (187 centímetros de altura), el despliegue, la versatilidad táctica y la técnica para tener trayectoria al más alto nivel. En el doble mediocentro de Marcelino, encajaría perfecto. Hoy, no está preparado para desarrollar una posición central en el juego, pero acompaña de lujo.

Tabárez ha dado con la tecla. El Maestro hizo la prueba ante Rusia y repitió ante Portugal: Torreira de poste bajo, Vecino y Nahitan como interiores y Bentancur más cerca de ser 10 que 8. El paso al frente dentro de la línea de cuatro le ha venido de lujo. Ahora hay un centrocampista más cerca de los puntas, para presionar, para recuperar y para enlazar. «Estoy agarrándola más arriba y tratando de ser más determinante para facilitar el juego a Edi y a Luis, para dejarlos mano a mano». Bentancur lo tiene claro. Otra prueba para la apuesta de Longoria.

Representa la evolución en el ADN charrúa

Por un lado, el triángulo formado por Godín, Giménez y Muslera. En ataque, la dupla Luis Suárez-Cavani, que depende de un milagro para jugar en Nizhny Novgorod. Uruguay domina las áreas. Cierto, pero el equipo del Maestro Tabárez tiene mucho más. En el centro del campo han juntado cuatro centrocampistas con el sacrificio para limitar las virtudes del rival y la categoría para hacer rodar el balón. Cada uno con su estilo propio: Nahitan, Torreira, Bentancur y Vecino, que pasarán examen ante Francia. Los nostálgicos de la garra están esperando su caída para reivindicar el temperamento –tremendo– del bloque semifinalista en el Mundial de Sudáfrica y campeón de Sudamérica en 2011 con Diego Pérez, Egidio Arévalo Ríos y Álvaro González más Gargano. Tabárez no está traicionando el ADN charrúa, simplemente está aprovechando la aparición de una gama de centrocampistas más completa todavía. Torreira mete y juega. Es uruguayo 100%, como Vecino. Nahitan es lo mismo. ¿De Arrascaeta? Ha tomado el rol de Lodeiro o Gastón Ramírez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine