30 de octubre de 2018
30.10.2018
CD EBRO - VALENCIA CF

Así están "funcionando" los fichajes del Valencia

Las necesidades del equipo ponen bajo el foco la respuesta y el rendimiento de las incorporaciones de este verano al conjunto de Marcelino

30.10.2018 | 12:17
Así están "funcionando" los fichajes del Valencia

El momento del Valencia CF trasciende más allá del resultado de La Romareda. No hay duda: cuidar el fondo y la forma del partido ante el Ebro es fundamental, pero la prueba importante de la semana está marcada para el sábado ante el Girona. El movimiento de Marcelino en la convocatoria no deja lugar a las dudas. Es el momento para que futbolistas como Santi Mina cojan temperatura y otros como Lato, Ferran o Jaume Domènech se sientan importantes en el apartado competitivo.

No están en la mismo punto que Kevin Gameiro, Daniel Wass o Michy Batshuayi. Durante esta fase de la competición, club y entrenador han subrayado la importancia de pesos pesados como Neto, Gayà, Garay, Parejo, Kondogbia, Rodrigo o Guedes, pero la situación reclama también un papel protagonista de los fichajes. Gameiro, Wass y Batshuayi están en el foco y deben responder a la confianza-apuesta que Marcelino y el club hicieron por ellos en verano. La presión es compartida. Es su momento.

Importa Zaragoza y todo lo que viene después: Girona, Young Boys, Getafe... El equipo reclama sus goles, su energía en la medular y su solidez. Cheryshev y Piccini no viajan por problemas físicos, pero los demás tienen que ofrecer respuestas contundentes ante las dudas.

No todos los fichajes están en la misma tesitura. Por madurez, por precio y por expectativas, el juicio tiene que ser distinto. El papel de Diakhaby no admite comparación con Gameiro –recambio de Simone Zaza– o Batshuayi, el delantero nivel Champions. Diakhaby es otro tipo de apuesta, por juventud y por proyección no está pensando para el rendimiento inmediato. El francés tiene las estadísticas de su parte. Según el rating de WhoScored, es el único de los nuevos que puntúa por encima del siete y tiene la mejor media liguera. La puntuación del resto es pobre, especialmente la de Gameiro. Después de un comienzo marcado por el error subrayado del Espanyol, Cristiano Piccini ha terminado estabilizándose gracias a la mejora defensiva del equipo. El italiano tiene la misión de mejorar a Martín Montoya. Ese era el objetivo mínimo de su contratación. La evaluación queda para más adelante, como sucede con todos. La temporada no ha terminado, pero el Valencia –y Marcelino– necesitan respuestas inmediatas.

Salto de calidad pendiente

El Ebro abre la Copa, pero la urgencia está en conquistar un buen resultado en LaLiga, luego en la Liga de Campeones. Es el momento para tomar impulso, paso a paso. Es el momento de que los fichajes salgan reforzados. En Zaragoza hay poco que ganar y mucho que perder. El contexto no es sencillo para nadie y tampoco ha ayudado a conectar a jugadores como Wass, en plena involución. El comodín de la pretemporada se ha diluido hasta perder la posición. El especialista en el golpeo arrancó sumando en cualquier zona de la medular y ahora se ha hecho evidente que ya no está para jugar de lateral derecho. Hasta Chersyeshev está en duda, pese a su aportación con buenos balones al área y su gol. Todo insuficiente, por ahora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook