Al margen del estratosférico récord del mundo de Letesenbet Gidey en categoría femenina, el récord del mundo masculino en el Medio Maratón se quedó a poco más de medio minuto, pero a pesar de ello, Valencia volvió a dar alas a los atletas élite, hasta el punto de que Abel Kipchumba batió la mejor marca mundial del año, que estaba en su poder desde el pasado 12 de septiembre en Herzogenaurach (Alemania).

El keniano paró el crono con un tiempo oficioso de 58:07, 41 segundos más rápido que hace un mes y 35 segundos más lento que Kibiwott Kandie, plusmarquista mundial con un tiempo de 57:32. Kipchumba se impuso al esprint a su compatriota Rhonex Kipruto, que entró en meta con un tiempo de 58:09, y a Daniel Mateiko, con un tiempo de 58:26.

Cabe recordar que Kipchumba ya batió el récord en 2019 en la 15K nocturna de València.