José Bordalás, que estuvo en el Getafe cinco temporadas entre 2016 y 2021, era una de las opciones que maneja el presidente Ángel Torres para sustituir en el banquillo azulón a Quique Sánchez Flores.

El técnico alicantino, de 59 años, fue el encargado de devolver al Getafe a Primera en 2017, le llevó a disputar la Liga Europa en la temporada 2019/2020 y la afición azulona guarda un buen recuerdo de él, por lo que su opción de regresar al Getafe en una situación como esta cobra fuerza dentro del club.

Otro de los puntos a favor para el que hubiera sido el posible de regreso de Bordalás era la apuesta que Ángel Torres siempre ha tenido por entrenadores que ya estuvieron en el club anteriormente y con los que guarda buena relación. Ese fue el caso de Quique, que regresó en dos ocasiones al club, de Míchel y de Juan Eduardo Esnáider, que antes de ser primer entrenador del equipo en 2015 ejerció de segundo del propio Míchel años antes.

El nuevo entrenador del Getafe tendrá la difícil misión de reforzar anímicamente al vestuario azulón y tratar de lograr la permanencia en Primera en las siete jornadas que restan para concluir el campeonato.

Última hora

Rubén Reyes, hasta ahora director deportivo del Getafe, sustituirá a Quique Sánchez Flores y será el entrenador del conjunto madrileño, según confirmó este viernes la entidad presidida por Ángel Torres a través de un comunicado oficial.

Después de la negativa de José Bordalás a hacerse frente del Getafe, Reyes aceptó el reto de intentar salvar a un equipo que entró en puestos de descenso esta jornada después de perder 1-2 frente al Almería en el Coliseum Alfonso Pérez.

"Rubén Reyes, director deportivo del Getafe Club de Fútbol, a partir de esta sesión de entrenamiento será el encargado de dirigir al primer equipo", anunció el club madrileño.

Reyes contará con la presencia del preparador físico del equipo de José Bordalás, Javier Vidal, que se incorporará al cuerpo técnico para dirigir a los jugadores del Getafe.

Te puede interesar:

El nuevo entrenador del Getafe se estrenará este fin de semana con un partido a muerte frente al Espanyol, un rival directo por la permanencia. Después, recibirá al Celta en el Coliseum Alfonso Pérez