Los españoles pasamos todo el invierno esperando a que llegue la primavera deseando que llegue la tan esperada campaña de la renta. Ironía, obvio. Pero guste o no es importante analizar bien todos los gastos y ser conscientes de cuáles se pueden deducir para ahorrar en impuestos.

Todos los contribuyentes deben declarar sus gastos en el ejercicio fiscal de 2022 y descubrirán si sale a pagar o a devolver, teniendo en cuenta las retenciones sobre el IRPF. Recordamos cuáles son los tramos según los ingresos totales:

  • Menos de 12.450 euros: 19%
  • 12.450 a 20.199 euros: 24%
  • 20.200 a 35.199 euros: 30%
  • 35.200 a 59.999 euros: 37%
  • 60.000 a 299.999 euros: 45%
  • A partir de 300.000 euros: 47%

Los gastos que se pueden deducir en tu declaración de la renta

En los tiempos que corren es imprescindible ahorrar Pixabay

A las sumas y restas de ingresos se añade el punto clave de la declaración de la renta: las desgravaciones. Hay una serie de gastos comunes que se pueden deducir para tener que pagar menos impuestos. Te contamos cuáles son cuatro de ellas.

Donaciones a ONGs u otras organizaciones

La deducción más habitual se obtiene a través de donaciones a organizaciones. Además de las ONG sirven las organizaciones de Cooperación Internacional para el Desarrollo, las universidades u organizaciones de investigación públicas, las federaciones deportivas, la ONCE la Cruz Roja... el único requisito es que esté previamente reconocida por el Estado.

Familia numerosa, hijos con discapacidad o maternidad

Los hijos desgravan en la declaración de la renta Pixabay

Los hijos a cargo también desgravan, siempre que sean menores de 25 años, dependan económicamente del contribuyente y no perciban rentas superiores a 8.000 euros. Esta es la cantidad que puedes deducir por cada uno.

  • Primer hijo: 2.400 euros
  • Segundo hijo: 2.700 euros
  • Tercer hijo: 4.000 euros
  • Cuarto hijo y posteriores: 4.500 euros

Además hay una bonificación extra si los hijos tienen alguna discapacidad:

  • A partir del 33%: 3.000 euros
  • A partir del 65%: 9.000 euros
  • Por movilidad reducida o necesitar ayuda de terceras personas: 3.000 euros

A ello se suma la deducción por maternidad que es de 1.200 euros: 100 durante cada uno de los 12 primeros meses de un hijo recién nacido o adoptado.

Deducciones relacionadas con la vivienda y el alquiler

Poseer una vivienda, sobre todo si tiene eficiencia energética, puede ayudarte Agencias

Si posees una casa optas a diferentes posibilidades, aunque se están eliminando paulatinamente. Por ejemplo, sólo puedes deducir un contrato de alquiler si es anterior al 1 de enero de 2015, la fecha en la que desapareció esta posibilidad. En este caso optas a desgravar el 10,05% de una base imponible inferior a 24.107,20 euros al año.

Esta es la deducción más importante relacionada con la vivienda pero no la única. Hay otras por compra, que debió ser antes de 2013, y reformas que mejoren la eficiencia energética, que sí siguen vigentes. Destacamos las cifras en este artículo.

Inversiones en empresas emergentes o patrimonio cultural

El emprendedurismo también desgrava. La declaración de la renta premia a los inversores en nuevas empresas con una deducción de hasta el 30%, con una base máxima de 60.000 euros. También entran las inversiones en el Patrimonio Histórico Español y el Patrimonio Mundial para reparar, rehabilitar o mantener edificios y bienes de interés cultural, pero con un máximo del 15%.