Se marcha el hombre que amargó la vida a Fernando Alonso durante su estancia en Ferrari y que le impidió aumentar su palmarés de títulos mundiales a los mandos de su por entonces Red Bull. Ha anunciado, eso sí, que lo hará a final de temporada. Será entonces cuando Sebastian Vettel ponga punto y final a su carrera en la Fórmula 1.

El piloto alemán ha escogido la previa del Gran Premio de Hungría para hacerlo oficial, diciendo así adiós al ‘gran circo’ tras 15 temporadas en la máxima categoría del automovilismo.

Aunque acababa contrato con Aston Martin esta temporada, el equipo había dejado claro que contaba con él para 2023 y que él decidiría su continuidad en la Fórmula 1. Pero su retirada era un secreto a voces que, sin embargo, ha hecho público por sorpresa y tras crearse una cuenta en Instagram, tras toda una vida sin redes sociales.

"Por la presente anuncio mi retirada de la Fórmula 1 al final de la temporada 2022. Probablemente debería empezar con una larga lista de personas a las que dar las gracias, pero creo que es más importante explicar las razones que me han llevado a tomar esta decisión", asegura en su mensaje de despedida.

"Amo este deporte. Ha sido el centro de mi vida desde que tengo recuerdos, pero igual que hay vida dentro de la vista, está mi vida fuera de la pista", prosigue Sebastian Vettel.

"Ser piloto nunca ha sido mi única identidad. Creo que la identidad es quién somos y cómo tratamos a los demás en lugar de lo que hacemos. ¿Quién soy yo? Soy Sebastian, padre de tres niños y marido de una mujer maravillosa. Soy curioso y me dejo fascinar con facilidad por gente apasionada y con habilidades. Estoy obsesionado con la perfección", señala el piloto alemán.

"Soy tolerante y siento que todos tenemos los mismos derechos de vivir no importa nuestro aspecto, de dónde venimos o a quién queremos. Me encanta estar fuera y amo la naturaleza y sus maravillas. Soy cabezota e impaciente. Puedo ser realmente molesto. Me gusta hacer a la gente reír. Me encanta el chocolate y cómo huele el pan recién hecho. Mi color favorito es el azul. Creo en el cambio y en el progreso y que un poco marca la diferencia", destaca en el vídeo el germano.

Sebastian Vettel, en el podio junto a Fernando Alonso durante su etapa en Ferrari. Reuters

Prioridades familiares

"Soy optimista y creo en la bondad de la gente. En paralelo a las carreras he creado una familia y me encanta estar con ellos. También tengo otros intereses fuera de la Fórmula 1. Mi pasión por las carreras y por la F1 implica mucho tiempo alejado de ellos y mucha energía. Comprometerme con mi pasión como lo hice y de la forma que pensaba que era la correcta ya no es compatible con mi deseo de ser un buen padre y marido", concluye el todavía piloto de Aston Martin.