Una imagen vale más que mil palabras. Y además se trata de tu carta de presentación en una red social como Tinder, donde la primera impresión es vital. Así pues, debes generar buena impresión con la foto principal de tu perfil si quieres que sigan indagando en ti para darte 'like'. ¿Y cómo deben de ser las fotos? La primera, como decimos, es la clave, mientras que en el resto sólo hay que mantener el interés.

La belleza es subjetiva, como el morbo, pero a todo el mundo le agrada una sonrisa y esa es la clave. Tu primera imagen debe ser transmisora de felicidad o, por lo menos, de bienestar. ¿Que tienes aparato o un follón de piños y te da vergüenza? Pues sonríe sin mostrar los dientes, que ahí los ojos juegan un papel vital.

Ten claro lo que buscas

Luego es importante saber qué es lo que buscas. Si quieres hacer amigos, buscar el amor o simplemente buscar sexo, tu foto principal debe estar acorde a ello. Es decir, no es recomendable buscar un amor profundo basado en el interior de una persona y posar sacando músculo frente a un espejo o con un diminuto bikini que deja poco a la imaginación. Está claro que a mayor carne mostrada, mayor clientela, pero la clave ahí es el 'like' de calidad. Si buscas cantidad, tira de fotos mostrando tipito, tenlo claro, pero darás con personas más superficiales.

Sí o no, la eterna pregunta de Tinder Pixabay

¿Qué pongo en mi perfil de Tinder?

Una vez tenemos claro lo que debemos mostrar, vayamos al perfil, que es lo segundo más importante. Menos es más, pero sin pasarse. Esto no es LinkedIn, ni una tesis, pero tampoco un mensaje que te cobren por letra. Hay mucha gente que descarta a toda persona que no escribe nada en su perfil. También hay quien descarta a los que cometen faltas de ortografía, así que tenlo muy presente. ¿Y qué pongo? Pues es importante poner lo que buscas (hombre, mujer, edad que quieres, si demandas una altura determinada, tipo de relación...). Cuantos más requerimientos, menos 'likes', pero lo serán de más calidad (probabilidad de éxito futuro). Huye del clásico: Busco a mi alma gemela o a mi media naranja, por favor.

Un paseo por el monte con tu mascota dice mucho de ti Pixabay

Evita mencionar a Confucio, pero también a Torrente. Un ejemplo de perfil correcto: "Soy una chica normal de 35 años que busca alguien con quien compartir mis pasiones (playa, montaña, cine...) y disfrutar de buenos momentos. Trabajo en la hostelería y me gustan los hombres sinceros, con sentido del humor y las cosas claras". Si tienes mascotas, puedes ponerlo (sobre todo si es un perro). ¿Por qué estructuramos así el perfil? Pues básicamente porque consideramos que debe contener 3 cosas que la gente debe saber de ti (tú decides cuáles), otras tantas que pretendes encontrar y algo que esperas compartir con esa persona que podría estar leyéndote. También puedes añadir una coletilla con cierto toque personal, pero sin salirte del guión. Algo así como: "Busco una chica cuyas amigas no se expliquen por qué busca novio en Tinder". Tiene un toque arriesgado, pero llamará la atención de toda la que lo lea. Y es que si no lo entiende, es que no es para ti.

"Busco una chica cuyas amigas no se expliquen por qué busca novio en Tinder"

El resto de fotos de tu perfil de Tinder

Ya te hemos dejado claro que lo más importante de todo es tu imagen principal, seguido de un mensaje claro en tu perfil, pero después vamos al tercer punto, que no es otro que la galería de fotos a mostrar que, sin duda, cualquier persona interesada verá de principio a fin. Estas deben describir más o menos cómo eres y lo que buscas (vamos, tu perfil). Que te gusta leer, pues una foto leyendo que no resulte muy artificial. Te gustan los coches o las motos, pues una en la que salgas junto a un vehículo. Playa, esquí, mascota, cocina... todo vale para mostrarte de diferentes maneras.

Imagen de perfil que muestra varios rasgos de personalidad Pixabay

Recomendamos poner 4 fotos: la de perfil mostrando tu mejor sonrisa; dos haciendo alguna actividad que te gusta sin resultar un posado (una puede ser de espaldas) y una cuarta con amigos pasándolo bien. Esta última es interesante porque demuestra que eres un ser sociable, pero evita posar junto a tu amiga más sexi o en situación de desfase. La que no puede faltar es la típica foto de boda en la que te ves que te comerías a besos (puede valer hasta como principal). Pregúntate a ti mismo cuál es tu factor diferencial físicamente. Hay quien tiene un cuerpo de escándalo, otros la cara, el pelo, la sonrisa o los ojos. Pues bien, eso debe quedar claro a ser posible en la primera fotografía del perfil, pero no contradecirse en el resto. Las mentiras tienen las patas muy cortas.

Foto de cuerpo completo y/o veraniega

La clave es mostrar positivismo y un carácter atractivo para conocer y una de las instantáneas debe ser de cuerpo completo. Salvo que estéis llenos de complejos físicos, es interesante mostrar una foto de rollo veraniego. Recuerda que no hablamos de una pose artificial y vale con estar buceando, practicando deporte o lanzándose al agua de cabeza. Hay estudios que demuestran que la mayoría de la gente ve más atractivas las fotos de las personas tomadas en verano.

Una foto veraniega es importante para Tinder Pixabay

¡Cuidado con los algoritmos!

Si estás leyendo esto, lo más probable es que sepas cómo funciona internet. Por lo menos en teoría. Tanto Google como cualquier red social te conoce perfectamente y analiza cómo te comportas. Es lo que tiene aceptar las famosas 'cookies', que no son precisamente galletas. Pues Tinder es igual. Si le das 'like' a todo lo que se mueva, no logrará generarte un perfil interesante y no te mostrarán lo que te gusta, pero tampoco serás mostrado a tu publico objetivo. Si eres relativamente exigente, Tinder te tratará mejor. Y, sí, las chicas tienen muuuucha más ventaja, pero es la ley de la selva, amigo.