No ha dicho una sola palabra sobre la nueva entrega de la docuserie que protagoniza su madre Rocío Carrasco, sin embargo, Rocío Flores ha hecho pública en sus redes sociales una imagen que "vale más que mil palabras". Una instantánea que aleja todavía más a madre e hija ante los rumores de un posible amago de acercamiento entre ambas. La realidad, es que parecen estar más lejos que nunca. Al menos eso ha quedado demostrado con el último movimiento de la influencer y podría significar una nueva decepción para la hija de Rocío Jurado

Durante una nueva entrega de 'Montealto: regreso a casa', donde se ha podido ver a una Rocío Carrasco completamente emocionada, su hija ha optado por el silencio y el disfrute con amigos en el momento justo en el que la veíamos llorar desconsoladamente por encontrarse frente a la habitación donde su madre, Rocío Jurado, pasó los últimos días de vida. La colaboradora ha mandado un mensaje más contundente a su madre: ha posteado una contundente fotografía que echa luz sobre el estado de su relación con Antonio David Flores después de que se destapara su romance con Marta Riesco.

La foto de Rocío Flores junto a su padre, Antonio David.

La foto de Rocío Flores junto a su padre, Antonio David.

Ha elegido un momento de alta exposición de su madre, para declarar públicamente el amor que siente por su padre. En una instantánea en la que se los ve compinches y sonriendo, la influencer ha escrito: "Te amo", dejando en claro que pese a cualquier dificultad su sentimiento es inquebrantable. Pese al posible distanciamiento tras la ruptura matrimonial de su padre, aunque él la había acompañado durante su intervención estética para agrandarse los pechos, la joven, no había vuelto a compartir instantáneas junto a Antonio David.

Este amor padre e hija no es novedad. Solo bastan recordar los conflictos judiciales que mantienen enfrentados a la hija de la tondillera y a Antonio David. Con reproches de un lado y del otro, la joven ha tomado partido por su padre y lo ha apoyado en todo momento. Esta es una nuestra más de que la relación entre madre e hija parece prácticamente irrecuperable pese a que las palabras de la empresaria confesando que se había preocupado al ver llorar a su hija en un plató de televisión, hacían presumir que finalmente podría haber un encuentro entre ellas, pero eso no sucedió, y tal parece, no sucederá en el corto plazo.